Noviembre 2020

Columnas de opinión del Procurador General

El derecho administrativo en tres grandes eventos

En las últimas semanas tuvimos la muy enriquecedora posibilidad de profundizar en el conocimiento y la reflexión sobre las más variadas temáticas del derecho administrativo en estas excepcionales circunstancias que atravesamos. No ocurre con frecuencia contar con esta atractiva oferta pero el calendario de este atípico año nos permitió aprovechar tres sucesivos encuentros académicos bajo la modalidad virtual de singular riqueza y contenido.

Durante los pasados días 22 y 23 de octubre organizamos desde nuestra Procuración General de la Ciudad de Buenos Aires el VIII Congreso Internacional de Abogacía Pública, Local y Federal para tratar la actualidad del derecho público ante la emergencia y la nueva normalidad. Tuvimos el privilegio de contar con la participación en la conferencia inaugural del distinguido jurista español Santiago Muñoz Machado para referirse a las Emergencias y el Derecho.

Abordamos el futuro del Estado constitucional en la nueva normalidad con la participación de los doctores Juan Carlos Cassagne, Néstor P. Sagüés y María Angélica Gelli, como así también el porvenir del derecho administrativo a través de las exposiciones de Agustín Gordillo, Carlos Balbín, Fernando García Pullés y el español Miguel Sánchez Morón.

La visión del derecho comparado ante la emergencia y la nueva normalidad nos la acercaron los profesores Ricardo Rivero Ortega, rector de la Universidad de Salamanca y Luca Mezzetti de la Universidad de Bolonia. Desde América Latina hicieron lo propio reconocidos especialistas de Brasil, Colombia, Uruguay, Perú, Ecuador y México. Reflexionamos sobre la separación de poderes y el control judicial con los valiosos aportes de los doctores Daniel Sabsay, Alberto Bianchi, Héctor Mairal y Alfonso Santiago. También sobre la protección de los derechos sociales y el procedimiento contencioso

administrativo con la muy valiosa participación de magistrados de la justicia porteña. No quedaron fuera del análisis los temas del control público, la responsabilidad patrimonial estatal, la contratación y el empleo público, las innovaciones en la era digital y el federalismo. Como en años anteriores contamos con la participación de muy calificados expositores y con más de tres mil asistentes inscriptos. Fue, una vez más, el gran encuentro de la abogacía pública de todo el país.

Apenas dos semanas después tuvieron lugar las XXIII Jornadas de Derecho Administrativo organizadas por la Universidad Austral, que son ya una cita tan tradicional como convocante en esta materia, a partir del muy fructífero aporte hace ya más de dos décadas del recordado Julio Rodolfo Comadira. Allí se propuso efectuar una recorrida por los institutos clásicos del derecho administrativo desde una visión moderna, y así durante cinco ricas tardes se repasaron temas tales como el acto, contrato y procedimiento administrativo, la intervención estatal (servicio público, policía y fomento), la responsabilidad estatal y del funcionario público, la organización administrativa y el dominio público y el control de la administración pública.

Finalmente, apenas una semana atrás la Universidad Nacional de La Matanza llevó adelante por vez primera un Congreso Internacional de Derecho Administrativo que puso el foco en las actividades administrativas con dimensión social, sin dudas una cuestión de enorme trascendencia teniendo en cuenta el momento de crisis que enfrentamos. El evento sirvió además para rendir un merecido homenaje a los distinguidos juristas Juan Carlos Cassagne, Rodolfo Barra y al colombiano Libardo Rodríguez.

Durante tres días se sucedieron veinte paneles de notorio brillo y calidad, que finalizaron con la conferencia de cierre del muy prestigioso jurista español Luciano Parejo Alfonso quien reseñó acerca del proceso de cambio que conduce del Estado prestacional al Estado garante.

Quienes diariamente ejercemos con pasión y vocación la abogacía en el ámbito público valoramos enormemente estos encuentros que nos permiten hacer un alto en la intensa tarea para profundizar en aquellos temas de nuestro diario quehacer jurídico. Y por ello, con sincero regocijo, nos alegramos que sean cada vez más las citas de reconocida calidad académica que nos convoquen para estas necesarias pausas de reflexión.