Recién nacido y postparto

Controles de salud.

Puerperio

Después del nacimiento es importante que la madre se realice un control de salud dentro de la primera semana posterior al parto. En este control se evaluarán las pérdidas, y revisarán las mamas y el útero que toca la panza. Si se realizaron puntos durante el parto o hubo cesárea, te examinarán.

Consultá al equipo de salud en caso de presentarse fiebre o pérdidas (escasas, abundantes, oscuras o con feo olor). Es recomendable que haya por lo menos dos años de intervalo entre un embarazo y otro para tu mejor recuperación, por eso es importante la elección del método anticonceptivo post parto.

Mantener una lactancia exclusiva durante los primeros seis meses es beneficioso para vos y tu bebé.

¿Por qué el recién nacido puede necesitar internarse en el Servicio de Neonatología?

Existen situaciones de salud de la madre y/o del feto que permiten anticipar la necesidad de internación del recién nacido en un servicio de neonatología inmediatamente despues del nacimiento. En algunas ocasiones pueden ser situaciones de salud imprevistas durante el parto.

¿Me puedo quedar con mi bebé que está en Neonatología?

Las neonatologías son de puertas abiertas para madres y padres. Es importante que los servicios faciliten la entrada y permanecia en la internación de la neonatología, siempre respetando las pautas de higiene y cuidados del lugar.

¿Qué tengo que saber antes de irme de alta?

Cuando vos y tu bebé estén listos para salir del Hospital, el equipo de salud les dará el alta. Es importante que te vayas de la maternidad con el método anticonceptivo que hayas elegido.

Recordá que el recién nacido debe salir del Hospital con la realización de la pesquisa neonatal (extracción de una gota de sangre del talón del bebé que permite detectar y tratar a tiempo muchas enfermedades), las vacunas aplicadas y las otoemisiones realizadas (estudio de los oídos) para detectar problemas de audición.

En el momento del alta, es importante que la madre cuente con toda la información del embarazo, parto y antecedentes para el seguimiento de ella y el del niño/a, para lo cual debe contar con el correcto llenado de su historia clínica perinatal, que a modo de documento se recomienda llevar a futuros controles.