Saber cómo: una clave para preservar el patrimonio y forjar identidad ciudadana

Prólogo del Ministro de Desarrollo Urbano, Arq. Daniel Chain.

Todo cambio en la infraestructura de una ciudad es, en sí mismo, un cambio social. Aquello que construimos nos construye a nosotros, y por ello debemos ser conscientes de la responsabilidad que implica planificar intervenciones, ya sean de corto, mediano o largo plazo.

En el ámbito público, uno de los mayores desafíos del desarrollo urbano consiste en subsanar la falta de continuidad y en tomar decisiones políticas cuando se trata de afrontar cambios estructurales.

Los períodos de gobierno, que para el proceso democrático parecen extensos, son relativamente cortos en el plano de la infraestructura, la ingeniería urbana y en la vida de una ciudad. Es por eso que desde esta administración tomamos la decisión de cambiar este concepto trabajando en el diseño de proyectos con una visión de largo plazo, orientados a mejorar la calidad de vida de los vecinos de esta generación y las generaciones que vendrán. Se trata de un cambio en el paradigma de gestión en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El Manual de Diseño Urbano es una herramienta fundamental para garantizar no sólo el incremento sino también el mantenimiento del patrimonio público. Está pensada como una guía profesional para entender qué es y cómo funciona la infraestructura que hemos creado, mantenido, restaurado en estos últimos siete años.

Mantener el espacio público es tan prioritario como generar nuevos espacios para la comunidad. El know how (“saber cómo”) que brinda este tipo de trabajos es un factor clave para garantizar que aquello que hacemos perdure en el tiempo, y también para forjar una identidad ciudadana cuya dinámica social preserve y agregue valor al patrimonio colectivo desde la diversidad.

Se trata de un proyecto que nos pone a la par de ciudades altamente desarrolladas en materia de operatividad, como Nueva York y Barcelona, las cuales, gracias a la estandarización de sus procedimientos de mantenimiento e intervención, pueden garantizar un espacio público de condiciones óptimas.

El diseño de este manual está pensado para que sea factible continuarlo y mejorarlo de manera constante, ya que, así como las ciudades cambian y evolucionan constantemente, nosotros también debemos adaptarnos y apuntar a ser cada día mejores a la hora de trabajar sobre el patrimonio colectivo.

Hoy, brindamos esta primera versión de un libro abierto a todo el mundo, sabiendo que aún quedan muchas páginas por escribir. Esperamos que algún día esta tarea de gestión sea un ejemplo de la continuidad y el consenso necesarios para mejorar la vida de todos los vecinos de nuestra comunidad.