Primera Invasión

La flota inglesa arriba a las costas de la Banda Oriental el 6 de junio de 1806 y se encuentran al mando del Brigadier General William Carr Beresford y el Comodoro Home Popham, quienes deciden atacar directamente a Buenos Aires, ante la presencia de los caudales reales que debían ser enviados a España.

El 25 de junio, 1.600 soldados de la infantería británica desembarcan en Quilmes, y la fuerza de 600 hombres enviada por el virrey Sobremonte es rápidamente derrotada. Al día siguiente se enfrentan en el Puente de Gálvez con el Regimiento 71 y las tropas son dispersadas, aunque logran destruir el puente para que no sea utilizado por los soldados enemigos.

Ante estas noticias el virrey Sobremonte emprende la retirada a Córdoba y se refugia en Luján, llevando consigo los caudales reales.

El 27 de junio las tropas inglesas llegan a la ciudad y el 28 de junio la bandera británica es izada en el fuerte y asume como gobernador el Brigadier General Beresford, quien intenta ganar el apoyo de los sectores más poderosos de la ciudad. La instalación del libre comercio provoca la reacción de los comerciantes de la ciudad y el Cabildo.

Mientras desde Córdoba el virrey Sobremonte intenta organizar un ejército, en Buenos Aires varios grupos organizan la resistencia. Juan Martín de Pueyrredón reúne a 1.000 paisanos y es sorprendido en Perdriel por las tropas inglesas, obligándolos a dispersarse. En Montevideo el gobernador Ruiz Huidobro colabora con el capitán de fragata Santiago de Liniers, quien reúne 1.000 hombres y desembarcan el 4 de agosto en el puerto de Las Conchas.

La ciudad sufre las tradicionales sudestadas y en estas circunstancias se produce el avance de estas tropas en la ciudad. Acampan en la quinta de Pueyrredón en San Isidro para capear al temporal, pasan por la Chacarita y acampan nuevamente en los corrales de Miserere. Al paso de estos hombres se suman nuevos voluntarios sumando 4.000 hombres en total. El 10 de agosto ocupan Retiro y al día siguiente avanzan sobre la Plaza Mayor. El 12 de agosto inician el ataque entrando por la calle Reconquista que por entonces era conocida como de la Merced y la calle San Martín llamada de la Catedral. Liniers logra rodear a los ingleses quienes se repliegan sobre la Recova y el fuerte. Juan Martín de Pueyrredón toma la bandera del Regimiento 71, al verse rodeado Beresford decide capitular.

El 14 de agosto se lleva a cabo un Cabildo Abierto y solicita al virrey que designe a Santiago de Liniers Capitán General. El 28 de agosto el virrey Sobremonte delega en la Audiencia la resolución de los asuntos urgentes y en Santiago de Liniers el comando de las tropas. El virrey se dirige a Montevideo y su autoridad sufrió un duro golpe por su comportamiento en la primera invasión, que como consecuencia trajo aparejado en la ciudad el surgimiento de un nuevo grupo de poder que eran los jefes de las milicias.

Imagenes Galeria