Historia

Su inauguración estaba prevista para 1910, pero se retrasó 10 años. Con el tiempo, incorporó nuevos atractivos pero también sufrió el deterioro producido por la falta de mantenimiento. Hoy, después de mucho trabajo, es uno de los parques más populares de la ciudad.

Originalmente, el Parque del Centenario fue pensado, como su nombre indica, para festejar el centenario de la Revolución de Mayo. El proyecto fue presentado durante la intendencia de Adolfo Bullrich, entre 1898 y 1902. Sin embargo, recién se encargó la compra de terrenos, propiedad de la familia Piñero, en 1908.

La realización del Parque Central del Centenario (como se lo pretendía llamar entonces) fue autorizada al año siguiente. Su diseño y parquización estuvieron a cargo de Carlos Thays, quien entonces se desempeñaba como Director de Paseos de la Ciudad y había realizado importantes trabajos en los espacios verdes de Buenos Aires, como las reformas en el Parque 3 de febrero.

Como el proyecto no llegó a ser concluido para el 25 de mayo de 1910, fecha del centenario de la Revolución, los trabajos continuaron por etapas y recién concluyeron en 1920, siete años después de que Thays abandonase la Dirección de Paseos de la Ciudad.

Se dice que el diseño circular del parque se debe a que Thays se inspiró en el escudo nacional; los bulevares que rodean al círculo principal representarían a los laureles del escudo.

El Parque del Centenario a lo largo de los años

El parque experimentó varias reformas a través del tiempo. La primera de ellas fue en 1931, cuando se dispuso la construcción de un anfiteatro de madera que, a partir de un decreto del año 1953, fue llamado “anfiteatro Eva Perón”. Sin embargo, el mismo fue incendiado en 1956 durante la Revolución Libertadora. El 8 de diciembre de 1937, se inauguró el mástil del parque, que probablemente sea su monumento más emblemático. Hoy, los alumnos de las escuelas del barrio continúan viniendo al mástil para celebrar el Día de la Bandera y para realizar la Promesa de Lealtad.

La primer gran remodelación llegó en 1980, cuando se construyó un lago artificial en la parte central del predio. A partir de entonces, comenzó una lenta decadencia del lugar debido a un prolongado período durante el cual no se realizaron obras.

Puestas en valor y Jardín Histórico

Para remediar el deterioro del lugar, durante 2006 y 2007 se realizó una puesta en valor del parque que contempló la instalación de una reja para proteger la zona interior y la construcción del skate park y los caniles. Además, se realizaron distintos trabajos de mantenimiento en el lago y se construyó en su interior una isla con plantas y árboles, que hoy funciona como colonia para las aves del lugar.

En el 2009, se reinauguró el anfiteatro Eva Perón, que se construyó a espaldas del Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia”. El nuevo anfiteatro tiene una capacidad para 2.000 personas, 6 camarines y uno de los escenarios más grandes de la ciudad.

El 3 de agosto de 2012, la Legislatura de la Ciudad reconoció al Parque del Centenario como Jardín Histórico, en el marco de la ley 1.227. De esta manera, el parque quedó protegido por un marco legal que garantiza la protección, preservación y transmisión de su patrimonio cultural y natural.

Por eso, los trabajos en el parque continuaron y en el año 2013 se realizó la última puesta en valor del lugar. Las tareas de mantenimiento incluyeron la parquización, la colocación de luminarias, la limpieza del lago y la reparación de las bombas. También se instalaron las postas aeróbicas, de ejercicios y de la tercera edad, junto con la estación de juegos de vanguardia. Por último, se agregó un nuevo perímetro de rejas, esta vez en la parte exterior del parque, y se instaló un puesto de la Policía Metropolitana para garantizar la seguridad de los vecinos.