Bolsas plásticas

A partir del 1º de enero de 2017 los hipermercados, supermercados y autoservicios de alimentos y bebidas no entregarán bolsas plásticas livianas no biodegradables en sus líneas de caja. Se busca, así, modificar la manera en la que los vecinos se relacionan con su entorno a partir de cambios culturales, que tienen como objetivo mejorar la calidad de vida en las generaciones actuales y futuras.

A través de la Resolución número 341/16 se dispone que a partir del 1º de enero de 2017 los supermercados, hipermercados y autoservicios de alimentos y bebidas de la Ciudad de Buenos Aires dejarán de entregar bolsas plásticas livianas, no biodegradables, en sus líneas de cajas.

Esta Resolución se enmarca en la Ley 3147, sancionada en 2009 por la Legislatura Porteña. En el texto se ordena la reducción progresiva, hasta el cese final, de la entrega de bolsas no biodegradables. A su vez, esta Ley se relaciona con el objetivo de la ley 1854 de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (conocida como Basura Cero) que apunta a minimizar la generación de residuos.

  • Las bolsas reutilizables están hechas con materiales reciclables que permiten usarlas reiteradas veces. Además, por su tamaño, pueden trasladar, en promedio, la misma cantidad de productos que habría que cargar en tres o cuatro bolsas livianas.
  • Al final de su vida útil se pueden entregar en los Puntos Verdes para su posterior reciclado.
  • La tendencia a nivel mundial es migrar hacia este tipo de productos que reducen el consumo de plástico. La prioridad es fomentar la reutilización y la reducción de materiales.

Cada año, los supermercados, hipermercados y autoservicios de la Ciudad consumen más de 500 millones de bolsas. Con esa cantidad, si se formara un sendero se obtendría una línea de 275 mil kilómetros, suficiente para dar casi 7 vueltas alrededor del planeta en la línea del Ecuador.

En julio de 2016 el Gobierno de la Ciudad realizó una encuesta entre los vecinos y los datos son contundentes:

  • 63% de los vecinos utilizan changuito o bolsa reutilizable para hacer sus compras.
  • Casi un 80% de los que aún utilizan las bolsas plásticas estarían muy dispuestos o bastante dispuestos a llevar bolsas reutilizables o changuito.
  • Entre los que aún utilizan bolsas plásticas, más del 60% llevarían bolsa reutilizables o changuito en caso de no recibir las tipo “camiseta”.
  • 67% de los vecinos utiliza bolsas de supermercado para embolsar los residuos.
  • Casi 6 de cada 10 vecinos que aún utilizan bolsas plásticas de supermercado creen que es positivo que los comercios no las entreguen.
  • 8 de cada 10 ciudadanos está dispuesto a adoptar formas no contaminantes de transportar sus compras.
  • 70% de los vecinos cree que si debe comprar bolsas de residuos para tirar su basura, verá desalentado el consumo excesivo de ellas.
  • 89.6% de los vecinos manifestó estar dispuesto a cambiar sus hábitos para no perjudicar el medioambiente.
  • 78% considera que no entregar bolsas se traducirá en una ciudad más limpia.

Problemas que generan

  • Las bolsas sueltas en las calles tapan sumideros, se escurren por los pluviales, y forman “diques” que atrapan otros residuos y perjudican el buen funcionamiento de los sistemas de drenaje de la Ciudad.
  • Alrededor de un tercio del material que se retira por la limpieza de los arroyos entubados de la Ciudad son bolsas.
  • El plástico descartado afecta a la supervivencia de la flora y fauna, y sobre todo acuática. Algunas especies comen partículas que llegan al río o al mar. Muchos peces mueren sin alcanzar su edad reproductiva.

Descargas

ArchivoTamañoDescargar
Resolución 341/16 APRA
663.12 KB