Formas de diseño

Un arte decorativo utilizado en diversos edificios de la Ciudad.

Los primeros diseños en este arte fueron muy simples, se pintaba con colores planos y no se utilizaban sombras ni luces, con el tiempo los artesanos fueron enriqueciendo y complejizando aquellas primeras obras.

Un aspecto importante de la composición del fileteado es el espacio existente entre el borde del panel, en donde se realizaba la obra, y el dibujo. Este espacio se respeta en la mayoría de los trabajos y se denomina talón. Cuando el talón es angosto el dibujo aparece como comprimido entre los bordes y cuando es excesivo el fileteado aparece como flotando dentro del espacio del soporte. Este juego de equilibrio entre el dibujo y el espacio es un factor importante a tener en cuenta en la composición del filete, ya que el equilibrio es importante en la simetría de los motivos y la distribución de los elementos en el espacio compositivo. Otra parte integrante de este arte decorativo es la denominada banda.

La banda es una línea recta interna que se pinta paralela a los bordes del panel de grosor variable y con volumen. Muchas veces se desprende de la base de la hoja de acanto. Esta última conforma, junto con la banda, uno de los principales motivos ornamentales que dan forma a las composiciones del fileteado. La parte inferior suele estar más llena que la superior y ese aspecto sirve de base a los distintos motivos. Los colores utilizados son siempre fuertes y vivos. Se destaca el óvalo temático. Por lo general es un óvalo que se encuentra en el área central de la obra, está cubierto por una cerradura o algún otro motivo y allí se encuentra la imagen central.

La ornamentación, un fiel reflejo de época

Gracias a la conservación de algunos trabajos, fotografías, tablas y vehículos, podemos advertir la procedencia de los ornamentos que los fileteadores utilizaban. Estos ornamentos y formas utilizadas en las composiciones del fileteado están inspirados en la copia de los elementos decorativos que tenían a la vista los artesanos en Buenos Aires a principio del siglo XX. Los ejemplos más comunes son los ornatos de la fachada de diversos edificios que abundaban en la Ciudad. Además se inspiraban en las rejas y mayólicas e incluso en cuadernos de decoración de la época. Las formas tomadas son orgánicas, emanadas de los diseños propios del estilo neoclásico o grutesco en el que se observa la estructuración de motivos vegetales y animales en torno a vegetales y volutas. Algunas anécdotas cuentan que muchos artesanos querían copiar a los letristas franceses que en esa época se dedicaban a pintar las letras y carteles de los negocios de la Ciudad, otros sostienen que su mayor fuente de inspiración era la fachada del Teatro Nacional Cervantes. Un dato curioso es que los fileteadores no hayan incorporado ornamentos de estilo Art Noveau, que era un estilo bastante difundido y usado en Buenos Aires en aquella época, ya que no se observa en sus trabajos la llamada línea látigo que es característica del citado estilo.

Los diversos motivos y las variadas figuras del filete porteño

Las flores son uno de los motivos más utilizados, pueden ser de tres tipos según su forma: planas, tulipas o campanitas y en muchos casos se utilizan combinadas entre si.

Las cintas son bastante utilizadas en los fileteados y se realizan en largos planos con pliegues cubriendo algunas de las partes de la composición. Las cintas tienen una relación directa con el patriotismo, en la mayoría de las ocasiones son cintas celestes y blancas.

Hojas de acanto Presentes en la mayor parte de las obras y se observaban mucho en la distintas culturas de la antigüedad. Por lo general la hoja de acanto forma parte estructural de una composición. Se divide en dos tipos, la terminada en voluta y la integrada con la banda.

Bolita, óvalo, botón y diamante son figuras que se pueden acomodar fácilmente en cualquier parte de la composición del fileteado y le agregan peso y estilo a la obra.

Las espirales son líneas circulares u ovaladas que giran alrededor de un punto y que se utilizan como soporte para formas vegetales y animales.

Los motivos animales los motivos animales más comunes son los dragones que representan la virilidad la fuerza, los pájaros que se utilizaban para simbolizar sensualidad y los caballos en representación de la pampa o de figuras del turf. Se trataba siempre de representaciones fantasiosas de los mencionados animales.