Orquesta Típica

Es la formación musical propia del tango: piano, contrabajo, una línea de bandoneones, una línea de violines y, en algunos casos, la viola o violoncelo.

En la orquesta típica todos los instrumentos tocan siempre al mismo tiempo, esto se debe a que en su origen la orquesta típica tocaba para el baile, y eso se percibe tanto en el repertorio como en la composición y ejecución.

Cuando se habla de tango, el primer instrumento y sonido que se identifica es el del bandoneón, muchas veces considerado como el factor fundante del género. Si bien es representativo por excelencia y se lo conocía en nuestro país ya desde la segunda mitad del siglo XIX, su popularidad como instrumento distintivo del tango se afianzaría recién con la divulgación de la Orquesta Típica.

En sus principios, las agrupaciones eran tercetos formados por violín-guitarra-flauta, violín-guitarra-piano o esta última combinación con bandoneón. El carácter solista lo tenían el piano, la guitarra y el bandoneón, mientras que la flauta y el violín necesitaban estar ensamblados a fin de ser adecuados para el tango.

La transición de estas formaciones hacia el cuarteto es en cierta medida el vínculo firme y la identificación recíproca que se establece entre el bandoneón y el tango, quienes lo ejecutan tiende a ser directores de los cuartetos. A partir de 1910, los cuartetos se convirtieron en la simiente de las primeras orquestas típicas.