Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Consejos para el Bienestar Emocional

12 recomendaciones para estar activos, mantener la calma y cuidarnos en esta etapa.

Consejos para el bienestar emocional

Preparamos 12 recomendaciones que pueden servirnos para estar activos, mantener la calma y cuidarnos en esta etapa.

1. Tener claro el objetivo

Para estar tranquilos, es importante tener en mente el por qué de lo que estamos haciendo.

Quedándonos en casa, nos aseguramos de que ningún ser querido sufra un contagio, y al mismo tiempo, mantenemos seguras a las personas en condiciones de riesgo. También protegemos al sistema de salud, para que no colapse.

2. Saber que podemos pedir ayuda

Nuestra mente necesita tanto cuidado como el cuerpo. Lo ideal es continuar los hábitos de salud mental. Por ejemplo, manteniendo virtualmente los encuentros con psicólogos.

Si nos hace falta un apoyo externo, podemos pedirlo a nuestros familiares y amigos, o a organizaciones y plataformas profesionales.

Existen líneas telefónicas del Gobierno de la Ciudad a las que se puede llamar.

Si en estos días de distanciamiento social sufrimos o sabemos de alguien que sufre violencia de género, podemos llamar a la línea 144 en cualquier momento del día y desde cualquier teléfono. Si se trata de una situación de urgencia, es preferible comunicarse con el 911.

3. Cuidar el cuerpo

Ejercitar, estirar, respirar, mantener las comidas organizadas, tomar agua, y mantener horarios de sueño regulares. En ésta página vamos a encontrar algunas consejos que pueden orientarnos sobre cómo mover el cuerpo en casa.

4. Garantizar la continuidad de nuestros tratamientos de salud

Podemos consultar con el profesional que nos atiende sobre la posibilidad de recibir las recetas de forma virtual. En algunas farmacias ya se está implementando.

5. Organizar el tiempo para cada actividad

Armar una rutina nos va a ayudar a mantenernos enfocados. Una idea es hacer una lista de tareas por horas. Por ejemplo, bloques de tiempo para:

  • Hacer alguna actividad física
  • Bañarnos y otros rituales de cuidado y bienestar corporal
  • Trabajar y / o estudiar
  • Limpiar, cocinar y organizar el hogar
  • Leer, ver una película o mirar TV.

6. Buscar el contacto, el cariño y la contención

La comunicación con las redes de amistad y personas con las que podemos conversar y distendernos un rato es muy importante. No sólo con quienes compartimos la convivencia, sino también a través de las redes sociales. Hablemos sobre nuestras preocupaciones. Es natural tenerlas y, al compartirlas con otro, se tornan más amenas. También podemos escribirlas aunque no vayamos a compartirlas.

7. Posibilitar un momento de disfrute

Dispongamos un tiempo para cosas que nos hacen bien. Bailar, leer, escribirle algo lindo a alguien que queremos nos puede ayudar a reconectar con el disfrute en un periodo de estrés sostenido.

8. Tener contacto con lo natural

Aunque sea mínimo, está bueno que mantengamos contacto con el afuera y con elementos naturales. Salir al jardín, al balcón o a la ventana, respirar profundo dos o tres veces, sentir el sol, aunque sea cinco minutos por día, nos va a proveer de energía renovada.

9. Evitar sobrecargarnos de información

Es bueno que pongamos un freno frente a las noticias sensacionalistas o que no provengan de fuentes confiables. Para ir contra el “efecto rumor” en estas situaciones, es mejor buscar información oficial que nos permita tomar medidas para protegernos y proteger a nuestros seres queridos. La sobrecarga de información puede generar preocupación excesiva, estrés y síntomas de ansiedad.

10. Apoyar a los demás

Ayudar a otros en un momento de necesidad puede beneficiar tanto a la persona que recibe apoyo como a la persona que ayuda.

Una de las formas más eficaces de enfrentar las crisis es ayudando a los demás: nos hace sentir útiles, solidarios, y nos pone en acción. Podés inscribirte al voluntariado de #MayoresCuidados.

11. Compartir experiencias positivas.

Hay una gran cantidad de experiencias positivas de personas que han atravesado un contagio de COVID-19 y se recuperaron. Difundir estas historias eleva nuestro estado de ánimo y nos protege ante el pensamiento negativo y catastrófico.

12. Cuidar la forma en la que nos expresamos sobre la enfermedad

El COVID-19 afecta a personas de muchos países y regiones del mundo. No es correcto asociarlo a ninguna etnia, grupo religioso, comunidad, condición o nacionalidad.

Los afectados no han hecho nada malo y no son culpables de nada, no discriminemos. Muchas veces no somos conscientes de que algunas palabras pueden tener un impacto negativo en la forma de pensar y sentir del otro, a pesar de que esa no sea nuestra intención.

Expresiones que recomendamos evitar:

  • "casos de COVID-19"
  • "víctimas"
  • “infectados”
  • “contaminados”
  • “apestados”
  • "enfermos"

Expresiones recomendadas:

  • "personas que tienen COVID-19"
  • "personas que está siendo tratadas por COVID-19" "personas que se están recuperando de COVID-19

Ante todo, somos personas: empezando por ahí, evitamos que los que sufren se sientan mal.