Misión

Al estilo del trabajo en red desplegado por las instituciones culturales y de socorros mutuos, que desde el siglo XIX florecían en La Boca, los distintos establecimientos creados por Quinquela iban a trabajar en estrecha sinergia, complementando sus actividades en beneficio de la población boquense.

Si bien los beneficiarios inmediatos de este ambicioso proyecto que vinculaba indisolublemente creación artística y acción educativa debían ser los niños y jóvenes boquenses, Quinquela no concibió un museo referido exclusivamente a producciones artísticas del barrio, sino que su colección debía brindar un panorama exhaustivo del arte argentino.

El pensamiento que orientó la fundación del museo y que sigue orientando a sus dirigentes, es el que en este se hallen representados todos los artistas de la Republica, sin olvidar a los precursores e iniciadores de las artes plásticas en el país. (Muñoz, A., 1961;137)

Orientado a la formación de la ciudadanía y de sentido “nacional argentino”, el museo se inscribía en el devenir de un campo artístico donde los debates que abordaban procesos de construcción de identidad involucraban, complejas tensiones entre las que se destacaban tradición vs. innovación, nacionalismo vs. cosmopolitismo, o abstracciones vs. figuraciones.

En este mapa, Quinquela asociará lo nacional con la representación figurativa del paisaje, tipos y costumbres. De este modo, la colección del museo representa no solamente un panorama del arte argentino, sino además las convicciones de su creador, quien será tan enfático al sentar sus preferencias, como al explicitar los límites de lo que consideraba aceptable.

Planteado entonces como una institución comprometida con procesos educativos inscriptos en un sentido de pertenencia, y enarbolando para ello las consignas artísticas de lo tradicional figurativo, el Museo de Bellas Artes de La Boca de Artistas Argentinos constituyó una de las apuestas más ambiciosas de un artista que atravesó buena parte del siglo XX promoviendo una concepción del arte como factor decisivo en los cotidianos procesos de construcción de identidad.