Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Se suspende la celebración de la Fiesta de la Alasita que honra al Ekeko, el Dios de la Abundancia en la cultura boliviana

Debido a las medidas preventivas para evitar la propagación del COVID19, este año la celebración no podrá llevarse adelante.

Viernes 22 de enero de 2021

Se suspende la celebración de la Fiesta de la Alasita que honra al Ekeko, el Dios de la Abundancia en la cultura boliviana

Cada 24 de enero se hace la Fiesta de la Alasita, una festividad ancestral tradicional que celebra la colectividad boliviana junto con el apoyo de la Ciudad desde hace 10 años. Debido a las medidas preventivas para evitar la propagación del COVID19, este año la celebración no podrá llevarse adelante.

En este sentido, se hace un llamamiento a toda la colectividad boliviana para evitar y prever cualquier aglomeración que pudiera implicar una mayor propagación del virus COVID19.

Hace un año atrás, en el barrio de Lugano el Gobierno de la Ciudad en conjunto con la Asociación de Artesanos del Parque Indoamericano, llevaron adelante una exitosa edición de esta celebración que reúne a la colectividad boliviana para pedirle nueva suerte a los dioses.

“La Ciudad tiene una riqueza cultural única que se construyó gracias a las distintas corrientes de inmigrantes, por eso buscamos mantener esos vínculos que nos unen con nuestras raíces, pero tal como pasó en todos los aspectos de la vida en pandemia, cuidar la salud es una prioridad, por lo que este año decidimos de manera conjunta con la colectividad boliviana no realizar la Fiesta de la Alasita” explica la Subsecretaria de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural, Pamela Malewicz.

Esta tradición andina, en la Ciudad reúne muchísimas personas que se juntan para comprar miniaturas que representan deseos de los fieles (tales como dinero, autos y casas) con la esperanza de que se conviertan en realidad gracias a la intervención del Ekeko, dios de la prosperidad y la fortuna, y encargado de ahuyentar las desgracias y de traer alegría al hogar.

Lamentablemente este año la celebración no podrá realizarse.

Sobre medios en la Ciudad