Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Día de las Personas Refugiadas: cómo asiste la Ciudad a uno de los grupos más afectados en la pandemia

Se conmemora cada 20 de junio y desde la Subsecretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural, creemos que es importante que conozcas cuál es la situación y cuáles son los derechos, de 12.368 refugiados y solicitantes de la condición de persona refugiada que viven en nuestro país.

Viernes 19 de junio de 2020

La pandemia afecta a toda la población, pero es importante prestar especial atención a aquellas personas que están en situación de mayor vulnerabilidad. En aquellos casos de acceso limitado o nulo a la atención médica, el impacto de esta crisis es más profundo y puede dificultar el acceso efectivo a los derechos humanos, sociales, económicos y culturales. Por eso, desde la Subsecretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural, queremos que conozcas cuál es la situación en nuestro país, de 12.368 refugiados y solicitantes de la condición de persona refugiada, en el marco del Día de las Personas Refugiadas que se conmemora este 20 de junio.

En este contexto de pandemia, los grupos de personas que son víctimas de discriminación múltiple e interseccional, aquellas por debajo del umbral de la pobreza, las que se ven marginalizadas o se enfrentan a situaciones que aumentan su vulnerabilidad, como puede ser el caso de las personas refugiadas, merecen una especial atención. Es un desafío sin precedentes para el Estado, la comunidad y la vida diaria de las personas refugiadas.


¿Sabés qué significa que una persona sea refugiada?

Las personas refugiadas son quienes se han visto obligadas a abandonar su país de origen o de residencia habitual, por temor a ser perseguidas por motivos de origen étnico, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas, o bien porque su vida, seguridad o libertad se vieron amenazadas por la violencia generalizada, la agresión extranjera, los conflictos internos, la violación masiva de los derechos humanos u otras circunstancias que hayan perturbado gravemente el orden público.

Cuando esto sucede, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a gozar de él. Este derecho se materializa mediante la solicitud de la condición de refugiado/a en el país de acogida. En Argentina viven 12.368 personas refugiadas, solicitantes de la condición de refugiadas y otras personas de interés.


En los últimos años, los países de los que provienen la mayoría de las personas que solicitan refugio en Argentina son: Nigeria (32%), Venezuela (30%), Senegal (18%), Haití (12%), Cuba (9%), República Dominicana (7%) y Siria (3%).


¿Qué derechos tiene una persona refugiada o solicitante de refugio en Argentina?

Las personas refugiadas tienen derecho a no ser sancionadas por el ingreso irregular al país, si demuestran las razones que las obligaron a tomar esa decisión. También tienen derecho a acceder al procedimiento para la determinación de la condición de persona refugiada y a permanecer y circular libremente por el territorio nacional mientras se resuelve su solicitud. Además, una vez en el país tienen derecho a no ser devueltas, expulsadas o extraditadas a su país de origen, tienen derecho a acceder a los sistemas públicos de salud y educación, así como a trabajar formalmente dentro del territorio argentino.


¿Sabías qué existen normas nacionales y tratados internacionales que amparan a las personas refugiadas?

Proteger a las personas refugiadas implica, en primer lugar, garantizarles que no tengan que regresar al lugar del cual huyeron, e incluye tomar las medidas necesarias para garantizar que sus derechos básicos sean respetados. Como derechos básicos entendemos vivienda digna y segura, alimentación y acceso a la salud.

En Argentina la ley general de Reconocimiento y Protección al Refugiado, es la número 26.165 y establece que debemos regirnos por las disposiciones del derecho internacional de la Convención de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados y su Protocolo de 1967. Además, el artículo 2 de nuestra ley, define que la protección de las personas refugiadas en nuestro país se realizará garantizando no solo, que no sean forzadas a volver al lugar del que escapan, sino que tampoco pueden ser rechazadas en las fronteras, discriminadas en nuestro territorio, o sancionadas por ingresar de manera no regular.

Este trato debe estar garantizado, tanto para las personas que ya están reconocidas como refugiadas, como para aquellas que solicitan este reconocimiento.


¿Qué hacemos por ellas desde el GCBA?

En la Subsecretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural, contamos con una Dirección que se dedica activamente a las problemáticas que atraviesan las personas refugiadas, se trata de la Dirección General de Colectividades desde donde estamos trabajando para asistir a las personas refugiadas en situación de vulnerabilidad que viven en la Ciudad de Buenos Aires.

Trabajamos en una mesa articulada con ACNUR (la Agencia de la ONU para las personas refugiadas), a fin de diseñar estrategias para el abordaje de esta cuestión. Realizamos un relevamiento caso por caso y asistimos con alimentos a más de 300 personas refugiadas y solicitantes de refugio, en situación de extrema vulnerabilidad, agravada por la crisis sanitaria Covid-19.

A su vez, nos encontramos trabajando con el Banco Ciudad en la apertura de cuentas bancarias para este grupo, de manera que puedan integrarse al sistema bancario y estar en condiciones de recibir un subsidio.

Adicionalmente, y ante casos que requieren solución inmediata, articulamos con otras áreas del gobierno local y nacional para agilizar trámites como pueden ser permisos de circulación, acompañamiento en casos de desalojo y necesidad de asistencia médica o psiquiátrica, entre otras.

Otro punto en el que centramos nuestros esfuerzos, es la comunicación. Tanto para que esta población pueda acceder a la información de interés, como en crear mensajes que luchen contra la discriminación, teniendo en cuenta que los momentos de crisis son terreno fértil para el aumento de actitudes discriminatorias, por el miedo que estas situaciones generan. En los momentos en que los miedos se exacerban, se refuerzan discursos de construcción de un “otro” donde se puedan albergar nuestros temores, es importante desarmar este tipo de discursos con información real.



Gestionalo acá


¿Sabías que como vecino/a, vos también podés colaborar con las personas refugiadas?

En primer lugar evitando cualquier tipo de conducta racista o xenófoba y, en segundo lugar, intentando incluirlas en tus grupos o actividades. Estas personas dejaron sus países y probablemente con eso, perdieron sus redes afectivas de cuidado y necesitan armar nuevas, brindarles atención, escucha e información puede ser clave en su posibilidad de integrarse a la Ciudad de Buenos Aires.

El pluralismo cultural es uno de los principales valores que tiene nuestra Ciudad, fomentar la integración y el respeto, potenciar el intercambio, el aprendizaje y el enriquecimiento de nuestra cultura es prioritario. La diversidad es parte de identidad porteña y seguimos trabajando para cuidar este valor.

Sobre medios en la Ciudad