Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Gastronomía

La Usina se conforma como un espacio para compartir tradiciones culinarias.

Buenos Aires Capital Gastronómica es un eje importante de la gestión de la Ciudad. La gastronomía es una práctica social que da cuenta de las costumbres y tradiciones de una cultura. Buenos Aires, Capital Iberoamericana de la Cultura Gastronómica 2017, alberga y potencia esas prácticas. La propuesta cultural y gastronómica es uno de los atractivos que distingue a la ciudad en el mundo. Sede de encuentros gastronómicos para todo público, la Usina del Arte contó en 2016 con Pueblo Abierto Bicentenario, la Semana de la Cocina Italiana y Sabor a Cine. También participaron Gastón Acurio, Andoni Luis Aduriz y Ferran Adrià, entre otros grandes cocineros locales.

La Usina del Arte consolidó su perfil gastronómico en 2017 con los ciclos A la Mesa y Secretos de Cocineros, curados por Juliana Lopez May. Los cocineros e invitados fueron Ximena Sáenz, Pablo Massey, Déborah de Corral, Tommy Perlberger, Bruno Gillot, Martín Molteni, i Latina, Takehiro Ohno, Sole Nardelli y Juan Pedro Rastellino; y los músicos y DJs Juliana Gattas, Ale Lacroix, Juanchi Baleirón y Nación Ekeko, entre otros.

Acompañando este concepto, la Usina dedica un lugar destacado en programación de 2018. Bajo la curaduría de Juliana Lopez May, los cocineros que participan de las distintas propuestas gastronómicas son Felicitas Pizarro, Tomas Kalika, Martin Molteni, Diego García Tedesco, Pablo Massey, Alan Disavia y Santiago Macias, entre otros.

Antojo de Cine

Una propuesta para toda la familia con jornadas de cine y gastronomía al aire libre en la Usina del Arte y el Patio de los Lecheros, en Caballito, durante febrero y marzo. La programación incluye exitosas películas extranjeras y argentinas para toda la familia, con opciones para todas las edades y los gustos. Habrá almohadones y lonas para los vecinos que quieran acercarse, y también podrán llevarse su propia reposera. La entrada es libre y gratuita y desde las 20 hay foodtrucks con una oferta gastronómica variada para comer algo antes, durante y después de las proyecciones de las películas.

Mercado de estación

La calle interna de la Usina del Arte es el espacio donde se desarrolla este mercado que trae productos orgánicos de estación, primarios y manufacturados, con 20 puestos. Se realizan cuatro ediciones -otoño, invierno, primavera, verano- en las que se ofrecen alimentos recién cosechados y productos de estación a precios accesible. Propone rescatar el viejo mercado del barrio, y recuperar la relación entre los productores y vecinos. Incluye dos clases de cocina con el acento puesto en la alimentación saludable: una privilegia el placer, la otra el valor nutritivo. También se ofrecen charlas sobre huertas orgánicas y el cultivo en superficies reducidas como balcones.

Experimento cocina

Todos los domingos, hay clases de cocina para que los más chicos aprendan a cocinar en grupo, se diviertan e incorporen hábitos saludables, con la participación de los chefs más destacados de la escena local. En un espacio lúdico y recreativo, los niños se sumergen en la importancia de la alimentación, la influencia de la comida en su crecimiento, cómo elegir los productos e ingredientes y seguir el paso a paso de una receta. Incorporan nociones de medición de cantidades, se les explica qué contiene cada alimento y las normas de seguridad e higiene que deben tener para cocinar. Así, se van convirtiendo en auténticos cocineros elaborando menús y conociendo algunos consejos sencillos pero útiles a la hora de elegir lo que quieren comer.

Semana de la cocina Italiana

Como todos los años, la Usina del Arte es la sede del cierre del evento de gastronomía italiana más importante del país que reúne a expositores que hacen degustaciones gratuitas de sus productos y a artistas que homenajean a compositores y creadores italianos, bajo la curaduría del periodista y escritor Pietro Sorba. Es un momento para disfrutar de la llegada del calor del verano, con propuestas musicales y recreativas al aire libre ya que la Plaza de la Usina se convierte en una auténtica plaza italiana. Es una verdadera kermés donde hay degustaciones, puestos de venta de productos típicos y stands de libros gastronómicos. Además, para quienes buscan productos para llevar a sus casas, hay un gran almacén temático, la Paninoteca, donde los visitantes pueden conseguir delicias tradicionales como mortadella de finocchiona o de porchetta, bruschetta de nduja, sándwiches de focaccia o albóndigas calabresas. Se programan, también, actividades culturales gratuitas como conciertos y tributos a compositores italianos y proyecciones de documentales y películas. Es una gran fiesta para celebrar los sabores y la cultura gastronómica italiana.

25 de Mayo criollo

Una propuesta gastronómica para disfrutar en familia o con amigos de platos de diversas regiones de Argentina, en el marco de la celebración por el Día de la Patria, conmemorando el 25 de mayo de 1810 cuando se conformó el primer gobierno criollo en el Cabildo de Buenos Aires. Una cita para probar y recuperar comidas típicas como el locro, las empanadas y las tortas fritas. Son mezclas simples, pero sabrosas. Y representan el resultado de una profundísima fusión cultural que generó un mestizaje de sabores únicos.

9 de Julio patrio

Un festival gastronómico con sello local para conmemorar la Independencia de Argentina, declarada el 9 de julio de 1816. Es una ocasión perfecta para degustar platos tradicionales que harán deleitar los paladares de todos con un menú elaborado con elementos representativos de la identidad nacional, y experimentar aquello que nos representa como argentinos. El objetivo es rememorar los sabores de la cocina criolla, esos que surgieron del encuentro de los españoles con las materias primas de las pampas.

Juliana López May

Curadora

Es una de las cocineras más innovadoras y versátiles de la Argentina. Creció en una familia en donde la cocina era un lugar de encuentro, un ambiente apacible lleno de aromas y sabores. Se posicionó como una referente de la cocina de producto. Es una cocinera cosmopolita que adopta y recrea nuevos sabores, aromas y texturas que descubre en los viajes que realiza por el mundo. Comenzó su carreara de la mano de Francis Mallmann, con quien trabajó durante nueve años. Realizó un stage en el River Café, aclamado restaurant en Londres, y trabajos en Francia, Brasil, Canadá, Chile y Uruguay. Entre el 2007 y 2015 contó con más de 10 ciclos de diferentes programas en El Gourmet. Escribió 5 libros que expresan toda su cocina, y se convirtieron en éxitos inmediatos, vendiendo mas de 100.000 ejemplares.

Juliana ha desarrollado varias líneas de productos que incluyen conservas gourmet; JLM Delitas, de hamburguesas y milanesas vegetarianas; Gastronomía de papel: individuales, block de notas y planificadores. En septiembre del 2015 lanzó, en asociación con Falabella, su línea de vajilla con marca propia, logrando un récord de ventas en las tiendas. Esta fue la primera de varias colecciones. Forma parte de A.C.E.L.G.A, la asociación de cocineros y empresarios ligados a la gastronomía que, más allá de la diversidad de perfiles y recorridos, comparten su visión sobre el potencial de la cocina argentina.