Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Se suman 80 escuelas al plan para ordenar la entrada y salida de los colegios

El programa Sube y Baja ya se aplica en 140 establecimientos. Elimina la doble fila y propone tres grupos con distinto horario para retirarse de la institución, entre otras medidas.

Martes 3 de marzo de 2020

El Gobierno porteño amplía el alcance de Sube y Baja para que los entornos de las instituciones educativas de la Ciudad sean más ordenados y seguros. Se trata de un proyecto que elimina la doble fila de autos y organiza a los alumnos en grupos para un mejor ingreso y egreso de los colegios, entre otras medidas consensuadas con toda la comunidad educativa.

Actualmente se aplica en 140 escuelas y para este año contempla la incorporación de 80 instituciones más.

Foto de Tránsito GCBA.

“Nuestra prioridad siempre es la seguridad de los chicos y el momento de entrada y salida de la escuela es uno de los más importantes y movidos del día. Estamos todos los papás esperando con el auto y muchas veces se generan demoras. Por eso, implementamos el programa Sube y Baja que nos ayuda a mantener el tránsito ordenado, eliminar la doble fila y garantizar que los chicos estén seguros ya sea si llegan en auto, en bici o caminando. Este es un ejemplo más de los resultados que podemos lograr trabajando en equipo con las escuelas, los docentes, los padres, las madres y los chicos” explicó Felipe Miguel, el Jefe de Gabinete de la Ciudad.

El objetivo es mejorar el tránsito y evitar accidentes.

Entre las medidas del plan que impulsa la Secretaria de Transporte y Obras Públicas porteña están:

  1. Organizar la entrada y la salida de los alumnos según el medio de transporte elegido y dividirlos en tres grupos: transporte escolar, a pie o en bici y auto particular, remis o taxi.
  2. Establecer horarios para cada grupo con diferencia de 10 a 20 minutos.
  3. Determinar un área exclusiva a partir de la delimitación de un “cajón” que funciona tanto para transporte escolar como para autos particulares.
  4. Seleccionar, dentro de lo posible, una entrada y salida diferenciada para los alumnos que llegan caminando o en bici.

"Para llevar adelante esta iniciativa brindamos asesoramiento a papás, mamás y docentes, para que puedan transmitir la experiencia a los niños de la comunidad educativa. Ya eliminamos la doble fila en las entradas de 140 instituciones de la Ciudad; y nuestra meta para 2020 es incorporar 80 escuelas más, para hacer sus entornos más ordenados y seguros." Juanjo Mendez, secretario de Transporte y Obras Públicas de la Ciudad.

La escuela debe garantizar que los alumnos transiten por las inmediaciones del establecimiento de forma segura.

Cómo se implementa

El proyecto cuenta con una serie de etapas previas a la implementación que tienen una duración aproximada de 4 semanas: en primer lugar se realiza una reunión con las autoridades de cada establecimiento educativo para acercar la propuesta y conocer las dinámicas particulares de entrada y salida de la escuela. Luego de la reunión inicial se avanza con un relevamiento de la zona por parte del equipo técnico.

Una vez presentada la propuesta ajustada y la aceptación de la misma por parte de la escuela, se procede con la ejecución de la obra-que tarda un día- y la realización de una charla de educación vial sobre el programa a toda la comunidad educativa, en la cual se les explica la dinámica, los actores involucrados y nociones básicas de seguridad vial relacionadas con la puerta de la escuela y las seguridad de niños y niñas.

Una vez implementado, dos Agentes de Tránsito participan durante dos semanas de un período de adaptación.

La iniciativa es voluntaria y no tiene costo para la escuela ya que el Gobierno porteño le entrega a cada una un kit compuesto por pecheras, conos, y piezas gráficas.

Luego, cada institución lo adapta a las características de su comunidad educativa y recursos. La escuela Pestalozzi, por ejemplo, ideó una app que permite identificar vehículos y conductores en espera para retirar a sus niños. Además permite avisar, mediante mensajes de WhatsApp cuando el alumno está de camino al auto o esperando en la zona demarcada.

Foto de Tránsito GCBA.

La prueba piloto

Antes de la puesta en marcha del programa, se realizó una encuesta a aproximadamente 1000 vecinos de la Ciudad de Buenos Aires. La misma, arrojó que el 44,1% de los consultados señalaba a los autos en doble fila como el principal inconveniente en la entrada y salida del colegio. A partir de ese dato, en 2017 se realizó una prueba piloto en tres instituciones educativas, con un seguimiento de cinco semanas para revisar posibles ajustes en la dinámica y analizar el impacto. El resultado fue una disminución de hasta 100% de la doble fila y la reducción del tiempo de entrada a 20 minutos (total) en promedio.

Sube y Baja en números

  • 3 escuelas participaron de la prueba piloto en 2017.
  • 71 establecimientos educativos se sumaron en 2018.
  • 66 establecimientos educativos se incorporaron en 2019.
  • 80 establecimientos educativos se incorporarán en 2020.
  • 70 mil alumnos son beneficiados diariamente por este programa
  • 100% de disminución de la doble fila.
  • 20 minutos de reducción en el tiempo de entrada.

Ordenamiento del tránsito

La doble fila en los colegios, el estacionamiento en las esquinas que obstruye las rampas para personas con movilidad reducida, e incluso el estacionamiento sobre las veredas, son las infracciones más comunes en las zonas donde se encuentran escuelas. Por eso, el programa se complementa con un equipo de Agentes de Tránsito que lleva adelante un plan integral de cobertura. Se identifican las zonas que requieren mayor presencia como las cercanas a las escuelas y avenidas principales. Además, se realizan controles de estacionamiento, luz roja, velocidad, alcoholemia y casco en motociclistas.

Sobre medios en la Ciudad