Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Regresa el paseo histórico en la Línea A y abre el Laboratorio Patrimonial Centenera

Sigue abierta la inscripción para participar del recorrido a bordo de los coches La Brugeoise entre las estaciones Perú y Acoyte. También estará abierto el espacio del barrio de Caballito, para descubrir los secretos de la red.

Viernes 14 de octubre de 2022

En el marco de la Noche de los Museos, que se celebra el sábado 22 de octubre, Subterráneos de Buenos Aires convoca a los vecinos y vecinas de la ciudad a participar de un sorteo para viajar en los clásicos coches La Brugeoise que corrieron durante casi 100 años por la Línea A.

Los y las interesadas podrán participar del sorteo completando el formulario hasta las 12 horas de este martes 18 de octubre.

Serán tres recorridos entre las estaciones Perú y Acoyte, de 40 minutos de duración cada uno, durante los cuales una guía de turismo contará la historia tanto de los coches como de los comienzos del subte. El primero de ellos comenzará a las 00.30 h del domingo 23 de octubre, luego de finalizado el servicio habitual.

Al mismo tiempo, desde las 19 estará abierto el Laboratorio Patrimonial Centenera, un espacio construido en gran medida con materiales reciclados de la red, donde se podrá conocer la historia del subte de Buenos Aires en un recorrido didáctico que incluye distintos ejes temáticos: historia, taller y sustentabilidad.

Además, como todos los años, el subte será gratuito desde las 19 del sábado 22, para permitir a los vecinos y vecinas participar de los diferentes espacios.

Los coches La Brugeoise, declarados Patrimonio Cultural de la Ciudad de Buenos Aires, corrían por la Línea A, la primera línea de subte en Latinoamérica. Fue inaugurada el 1° de diciembre de 1913, con un recorrido que unía Plaza de Mayo con la Plaza 11 de Septiembre (actualmente Plaza Miserere).

Sobre medios en la Ciudad