Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

La Línea 144 recibió más de 19.000 llamados durante la pandemia

Aumentaron un 48% con respecto al mismo periodo del año pasado. Para mejorar la capacidad de contención frente a esta problemática, la Ciudad abrió en Mataderos un nuevo espacio a través de un convenio con el Club Nueva Chicago.

Jueves 16 de julio de 2020

El ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat de la Ciudad, a través de la Dirección General de la Mujer, registró, desde el inicio de la cuarentena, un total de 19.722 llamados en la Línea 144, un 48% más en relación al mismo período del año pasado.

Entre el 20 de marzo (cuando se decretó el distanciamiento social obligatorio) hasta el 31 de marzo se recibieron 2.082 llamados, con un aumento del 36% (1.551); en abril se registraron 6.191 llamados con un crecimiento del 52,3% (4.065); en mayo fueron 5.668, un 42,5% más que en 2019 (3.976); y en junio 5.781, con un crecimiento interanual del 54%.

El objetivo de la línea es el asesoramiento, acompañamiento y contención de cualquier mujer en situación de violencia por motivos de género que desee pedir ayuda.

A su vez, desde fines de abril se encuentra disponible una funcionalidad específica en Boti, el Whats App de la Ciudad -11-5050-0147-, para que cualquier mujer pueda contactarse y ser derivada con las operadoras del 144. Esta herramienta es especialmente útil para cuando una mujer se encuentra imposibilitada de hablar por teléfono. Desde que se incorporó se recibieron 1.502 contactos. Asimismo, se registraron 449 mensajes por acoso callejero.

El objetivo de la línea es el asesoramiento, acompañamiento y contención de cualquier mujer en situación de violencia


“El aumento de llamados al 144 durante el aislamiento pone en evidencia que muchas mujeres sufren violencia en sus propias casas y se ven afectadas por la situación de cuarentena. En la Ciudad estamos sumando esfuerzos para acompañarlas. No podemos permitir que ninguna mujer se sienta atrapada en su propia casa y no toleramos ningún tipo de violencia. Si conocemos o vemos situaciones de violencia, acompañemos a las víctimas, apoyémoslas, que sepan que cuentan con nosotros. Hay un equipo, un gobierno y una Ciudad entera para apoyarlas”, dijo el jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel.

“En esta nueva realidad que estamos atravesando, queremos decirle a cada mujer de la ciudad que no está sola, que cuenta con nosotros para acompañarla y ayudarla en este momento. Por eso desde el ministerio impulsamos diversas medidas para garantizar la transversalidad de la perspectiva de género en el abordaje de la pandemia y para facilitar el contacto de las mujeres con las herramientas con las que cuentan desde el Estado para hacerle frente a esta problemática”, reconoció la ministra de Desarrollo Humano y Hábitat, María Migliore.

La Dirección General de la Mujer cuenta con 35 trabajadoras especializadas, entre psicólogas, abogadas y trabajadoras sociales que trabajan de forma confidencial y remota, a través de celulares que fueron enrutados a la línea oficial, en 6 turnos superpuestos para garantizar la atención las 24 horas.

Si bien ante una emergencia se debe llamar al 911, si el llamado es realizado al 144 las operadoras derivan automáticamente el pedido a la línea de emergencias, que se dirigirá al lugar con una cuadrilla de género.

Alrededor del 30% de los llamados al 144 suele ser realizado por personas cercanas a la mujer cuya integridad está en riesgo. En esos casos, las operadoras se encargan de guiarlas y asesorarlas de manera profesional para que éstas puedan ayudar a la mujer en cuestión.

Alrededor del 30% de los llamados al 144 suele ser realizado por personas cercanas a la mujer en riesgo


Nueva Chicago, un nuevo centro de contención

En el contexto de la pandemia, el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat habilitó a través de un acuerdo con el Club Nueva Chicago un nuevo espacio para ampliar la capacidad de cuidado, asistencia, acompañamiento y resguardo transitorio de mujeres, con o sin hijos menores, víctimas de violencia de género de la Ciudad de Buenos Aires.

El espacio tiene capacidad para 30 mujeres con espacios modulares y de resguardo; y una zona de aislamiento y vestuarios. Serán acompañadas por un equipo profesional interdisciplinario de asistencia (psicólogas, abogadas, trabajadoras sociales; esparcimiento y recreólogas; psiquiatras y médicas).

El objetivo del Centro de Nueva Chicago es ampliar la capacidad de atención y cuidados durante la pandemia, de casos con rápida resolución y egreso, preservando los espacios de las Unidades Convivenciales para los casos de mujeres víctimas de violencia por razones de género más complejos o de alto riesgo.

Un abordaje integral en un contexto complejo

El Gobierno porteño posee distintos dispositivos e iniciativas dedicados a dar respuesta a las mujeres que son víctimas de violencia por motivos de género. En todos los casos, durante la pandemia se han tomado distintas determinaciones, tanto para garantizar funcionamiento, como también para fortalecer medidas de acompañamiento y cuidado.

  • Adhesión a la disposición de libre circulación de mujeres y personas LGBTI+ en situación de violencia por motivos de género, para que puedan salir de sus domicilios solas o con hijos/as en caso de necesitar protección, realizar denuncias o pedir ayuda.

  • Centros Integrales de la Mujer: la Ciudad posee un Centro Integral de la Mujer por comuna. Allí trabajan psicólogas, abogadas, trabajadoras sociales y otras especialistas que se ocupan de asesorar a cualquier mujer que necesite ayuda a causa de violencia por razones de género. Normalmente los 15 CIM tienen sus puertas abiertas para acompañar a las mujeres, pero, en este contexto de pandemia, los vecinos pueden comunicarse telefónicamente con cada uno, todos los días de 10 a 16 horas. Además, a partir de la primera semana de mayo, dos CIM están atendiendo presencialmente y de manera rotativa, para que las mujeres siempre cuenten con un lugar a donde ir en situaciones de violencia por motivos de género.

  • Unidades Convencionales: son dispositivos para mujeres con o sin hijos que requieran un alojamiento seguro. La Ciudad cuenta con dos refugios, dos casas de medio camino y un hogar, con 154 plazas que al día de hoy cuentan con un 62% de ocupación. Uno de los refugios está pensado para mujeres con o sin hijas/os, que estén atravesando una situación de violencia de alto riesgo. Allí, ofrecemos asistencia psicológica y patrocinio jurídico gratuito, además de asesoramiento legal. Otro de nuestros refugios está destinado a mujeres en riesgo que hayan sido rescatadas de redes de trata de personas con fines de explotación sexual y/o laboral. Las mujeres permanecen alojadas allí por un período de aproximadamente tres meses, durante el cual se las acompaña a gestionar las medidas de protección, documentos de identidad, controles médicos, etc. Luego del paso por los refugios, se programa un egreso a las Casas de Medio Camino, donde cuentan con equipos interdisciplinarios que acompañan la vida cotidiana dentro de la Casa. O un egreso autónomo. Cualquiera sea la modalidad de egreso, siempre se sugiere a la mujer que realice tratamiento psicológico gratuito en algún CIM y que solicite patrocinio jurídico también gratuito. Además, quedan en contacto con el Equipo de Seguimiento. También existe un dispositivo destinado a madres jóvenes embarazadas o con niños/as pequeños, que implementa acciones para empoderar a la mujer y para fortalecer la red de convivencia con su grupo de pertenencia o su reinserción social. En todas las unidades convivenciales, se fortalecieron las áreas de esparcimiento en (arte, juegos de mesa, libros, juegos para niños) y se articuló con Cultura de la Ciudad para que el programa ARTE EN BARRIOS, realice cursos de oficios para las mujeres y contenido cultural audiovisual para trabajar en cada dispositivo.

Sobre medios en la Ciudad