Vigilancia de la Salud y Control de Enfermedades

La Vigilancia de la Salud se constituye como una de las principales herramientas que utiliza la epidemiología para establecer la ocurrencia, distribución y factores condicionantes del proceso salud-enfermedad.

La Vigilancia de la Salud es la recopilación, análisis, interpretación y difusión, en forma sistemática y constante, de datos específicos sobre eventos de salud-enfermedad en una población para utilizarlos en la planificación, ejecución y evaluación de la salud pública.

La ampliación del campo de la vigilancia epidemiológica hacia la Vigilancia en Salud Pública implica la inclusión de los siguientes elementos principales: (a) la vigilancia demográfica, (b) la vigilancia de eventos y situación de salud, (c) la vigilancia del sistema de salud (d) la vigilancia de la opinión de la población, su grado de satisfacción, respuesta social o prácticas de salud vinculada a ella. e) la vigilancia ambiental y calidad de los servicios relacionados con la salud (educación, agua, saneamiento, alimentos).

Son sus funciones básicas:

  • Recibir toda la información necesaria y actualizada,
  • Procesar, analizar e interpretar los datos recogidos;
  • Efectuar las recomendaciones pertinentes para las acciones de control,
  • Implementar las acciones y supervisarlas,
  • Evaluar los resultados y su impacto.

Estrategias de Vigilancia:

  1. Vigilancia General e Intensificada
  2. Nodos del Sistema de Vigilancia de la Salud (SNVS)
  3. Vigilancia de Laboratorios (SIVILA)
  4. Unidades Centinelas
  5. Vigilancia de Mortalidad
  6. Vigilancia de No Trasmisibles
  7. Vigilancia en Escuelas