Recomendaciones para el inicio de clases

Recomendaciones e información útil para docentes para la prevención y control de la salud en las aulas de clases.

Destacadas: 

Cuidados básicos para mantener una voz saludable

Programa de Salud Escolar Información para docentes

Es importante estar bien hidratado. Si toma la cantidad suficiente de agua, tendrá menos cansancio al hablar, sentirá la garganta fresca y desaparecerá la sensación de aspereza producida por la falta de lubricación de las cuerdas vocales.

  • Hacer ejercicio regularmente, en especial aquellos que mejoran la postura y relajan los músculos del cuello y espalda.
  • Adquirir hábitos alimenticios saludables y respetar las 4 comidas, incluyendo en ellas frutas y verduras.
  • Dormir suficiente para sentirse descansado.

Asimismo, se recomienda tener en cuenta algunos factores que pueden perjudicar a nuestra voz:

  • Hablar en ambientes ruidosos, secos o mal ventilados.
  • Uso excesivo de teléfono.
  • Hablar rápido o nervioso, tómese el tiempo para respirar entre las frases.
  • Un solo grito puede dañar las cuerdas vocales.
  • Abusar de café, mate, alcohol y bebidas cola porque seca el aparato vocal.
  • El humo del cigarrillo siempre daña la laringe.

¿Cuándo se debe consultar a un médico laringólogo?

  • Si nota disminución en el rendimiento vocal.
  • Cuando empieza a perder la voz o siente dolor en el cuello al final del día.
  • Si tiene dificultad para respirar por la nariz.
  • Si se padece con frecuencia de afecciones respiratorias, rinitis, anginas, tos.
  • Si nota ardor en la garganta, carraspeo o boca seca en la mañana.

Pediculosis

¿Cómo darnos cuenta?

  • Por la intensa picazón que produce, fundamentalmente en la nuca y zonas cercanas como cuello y orejas que puede llegar a inflamar los ganglios venosos.
  • Porque detectamos el piojo o la liendre adherida la pelo.

¿A quienes afecta?

Puede afectar a todos, independientemente del nivel socioeconómico, cultural y la edad. - los más propensos son los niños y adolescentes especialmente entre 3 y 14 años.

¿Qué hacemos?

No ocultar el hecho y avisar a todos los contactos: a las mamás de los compañeros o amigos; a los docentes, entrenadores, para evitar la propagación o que nuestro hijo se reinfecte.
utilizar sólo el producto que le recete el profesional y aplicarlo según sus indicaciones. No automedicar, algunas sustancia pueden ser tóxicas.
Pasar el peine fino. (preferentemente de acero).
Adoptar la rutina de revisar la cabeza de los niños por lo menos una vez por semana.

Recomendaciones para el inicio de las clases

Cada comienzo de clases implica para la familia una reorganización adecuada en relación a:

1. Horarios
2. Hábitos de higiene
3. Alimentación
4. Tiempo de estudio y recreación
5. Acompañamiento de los padres en el proceso educativo

Asegurar que los niños tengan un buen descanso nocturno, mínimo de 8 horas. Controlar el uso y el tiempo que están con la computadora y televisión. Despertar diariamente a los niños con el tiempo necesario para que sea más placentero.

Reforzar los hábitos de higiene:

  • Frecuente lavado de manos: antes de comer, luego de concurrir al baño, luego de realizar cualquier actividad, etc.
  • Hábito de cepillado dental.
  • Concurrir a la escuela en lo posible con el cabello recogido o corto.

Revisar periódicamente la cabeza de los niños y en caso de pediculosis, no ocultar y avisar a docentes, padres de los compañeritos.

Darle una alimentación variada que incluya: Proteínas, Hidratos de carbono y Grasas.

Recordar la importancia de no saltear el desayuno y de ser posible compartirlo en familia (muchas familias no se reencuentran hasta la noche).

Asegurar un tiempo no solo para el descanso sino también el correspondiente al juego y recreación.

Fomentar la actividad física.

Es conveniente realizar una consulta a su pediatra, quien valorará el estado nutricional, controlará las vacunas y podrá descartar patologías.

Revisar diariamente el cuaderno de clases y estar atento a las comunicaciones de la escuela.