H2O como combustible

Este proyecto consiste en desarrollar un dispositivo que permita producir y utilizar gas oxhídrico (a partir del agua) como combustible. Para ello se diseñaron y construyeron diversos prototipos generadores de dicho gas.


Descargá el pdf acá.

Introducción

La reducción de la emisión de contaminantes y el ahorro de combustible en los motores de combustión interna es una necesidad crítica en el mundo para mejorar la salud de su población. La Organización Mundial de la Salud describe la contaminación del aire como "un riesgo medioambiental para la salud" y estima que causa alrededor de 2 millones de muertes prematuras en el mundo cada año.

Existen varios sistemas alternativos que servirían para prevenir esta problemática. Uno de ellos es la implementación del gas hidroxi en motores de combustión interna. Esta mezcla de gases se obtiene por medio de la electrólisis del agua y es la suma de hidrógeno (combustible) y oxigeno (carburante).

La electrólisis es un proceso electroquímico donde se produce una reacción química no espontánea, y una sustancia química se transforma en otra. Permite la descomposición del agua en los elementos que la componen, mediante la acción de la corriente eléctrica. Esto ocurre en un dispositivo llamado electrolizador. Gracias a ello, se pueden obtener hidrógeno y oxígeno de gran pureza y con una alta eficiencia. El proceso resulta atractivo desde el punto de vista tecnológico porque la materia prima para su obtención es el agua, una sustancia relativamente económica y abundante.

El desempeño y eficiencia de un generador de hidroxi depende de muchos factores, entre ellos de la buena actividad electro-catalítica y estabilidad de los electrodos, así como de la buena conductividad iónica.

Por medio de la generación de gas hidroxi, se puede lograr un ahorro significativo de combustible y mejorar la quema del mismo dentro del motor, reduciendo así la emisión de gases contaminantes al ambiente.