Octubre 2018

Columnas de opinión del Procurador General

Desde Buenos Aires a Guayaquil

No constituye novedad alguna decir que nuestro diario quehacer en la Procuración General de la Ciudad se relaciona con el ejercicio profesional de la abogacía en cumplimiento de la misión que la propia Constitución de la CABA y las leyes nos impone: la representación en juicio, el asesoramiento y control sobre la legalidad, la sustanciación de los sumarios, y asegurar la provisión de un servicio jurídico gratuito a favor de quienes lo necesitan.

Para el desarrollo de estas importantes labores es preciso contar con un equipo de profesionales y asistentes bien entrenado y capacitado. Ello se logra con la adquisición de buenas prácticas en la realización de las tareas, y la necesaria capacitación y actualización de conocimientos, para los que contamos con los programas y actividades que lleva adelante la Escuela de Formación en Abogacía Pública y los cursos que realiza el Instituto Superior de la Carrera.

En este contexto en los primeros días del mes de octubre los abogados tuvimos dos grandes citas, a nivel nacional e internacional, que congregaron a los mejores exponentes del Derecho Administrativo. De un lado vivimos con todo entusiasmo el VI Congreso Internacional de Abogacía Pública Local y Federal que organiza esta Procuración General desde hace ya seis años con singular suceso. Se trata de un gran encuentro de toda la abogacía pública del país y que entre los más de tres mil inscriptos están abogados de todas las jurisdicciones. En esta oportunidad las reflexiones giraron en torno al denominado Derecho Administrativo Global, planteándose si puede hablarse del mismo rigor, y de su diálogo y convergencias con los ordenamientos jurídicos nacionales. Las exposiciones de calificados catedráticos y funcionarios públicos le dieron brillo y contenido a la cita.

Apenas terminada dicha reunión, recibí la invitación para participar en la ciudad de Guayaquil (Ecuador) del XVII Foro Iberoamericano y del Congreso Internacional de Derecho Administrativo, que reunió a profesores y especialistas en la materia de casi todos los países del continente.

Allí se dedicaron las dos primeras jornadas del Foro al estudio sobre las cuestiones relativas al derecho sancionador. Luego de ello el Congreso incluyó sesiones para tratar diversas temáticas, tales como el funcionamiento de la justicia en sede administrativa, la responsabilidad social y ambiental, el impacto de la buena administración en los poderes estatales, las respuestas jurisdiccionales a la punición administrativa, el control judicial del contenido del derecho a la Ciudad, y los problemas actuales de la tutela cautelar administrativa como garante de la tutela judicial efectiva.

Fui uno de los oradores de la mesa dedicada a la administración de justicia y el llamado activismo judicial, donde destaqué que será siempre la prudencia de los jueces la regla adecuada para determinar las fronteras.

En Buenos Aires y en Guayaquil disfrutamos de dos eventos académicos de gran nivel que nos sirven para profundizar el conocimiento sobre las tendencias más actuales en el derecho administrativo y para reflexionar sobre los sanos principios que deben alentar nuestra conducta como abogados y funcionarios.