Escuela Siglo XXI

Su diseño se basa en la idea de que la escuela debe estar integrada a la comunidad. Un edificio sustentable que hace uso de los espacios abiertos y las nuevas tecnologías.

La Escuela Siglo XXI partió de la idea que la escuela del futuro debe estar integrada a la comunidad. Debe tomar un rol participativo, abriéndose hacia el espacio público a la vez que la comunidad participa y se integra en la vida de la misma.

En planta baja del edificio un gran planchón permite el acceso al conjunto escolar, integrando de esta manera la escuela infantil, la primaria y el instituto. En en torno a este espacio y a la “calle educativa”, se ubican todas las funciones compartidas por la escuela: el patio cubierto, el patio descubierto, el SUM, la biblioteca, el centro de medios, talleres, servicios comunitarios y espacios verdes. Además, este diseño permite su uso por los vecinos del barrio, ofreciéndose a ellos como un nuevo espacio público dentro de la comunidad.

Basándose en el concepto de que “en todas la áreas de la escuela se aprende”, las aulas se integran a los espacios circulatorios, que a la vez son áreas de recreación y de formación pedagógica. Las nuevas aulas poseen múltiples ingredientes -entre ellos, huertas pedagógicas en altura- que estimulan a los alumnos, incentivando su curiosidad al ponerlos en contacto con elementos naturales y ecológicos.

La escuela del futuro debe estar integrada a la comunidad.

El equipamiento del aula se diseñó en función de las diferentes edades. Para los ciclos iniciales se proponen mesas trapezoidales que permiten múltiples armados, conformando grupos en círculo, en zigzag grupales, etc. De esta forma se permite la integración y la flexibilidad de usos, generando espacios libres rotativos, con mobiliario para alternar momentos de quietud con momentos de expresión, de modo tal que las emociones también forman parte del aprendizaje.

Diseño bioambiental y criterios de sustentabilidad

  • Uso de paneles fotovoltaicos, minimizando el consumo energético tradicional.
  • Ventilación cruzada para permitir la renovación de aire natural en los ambientes.
  • Sistema de recuperación de agua de lluvia.
  • Utilización de cubiertas verdes, sistema de protección solar y oscurecimiento.
  • Incorporación de vegetación caduca y especies vegetales de bajo requerimiento de agua
  • Utilización de colectores solares planos para calentamiento de agua.

Además, las instalaciones cuentan con un sistema de recolección de aguas pluviales y de condensados para utilización como aguas grises tratadas; energía solar in situ, un sistema de cogeneración eléctrica y térmica a partir de gas natural; y recuperadores de calor en la inyección/extracción del aire exterior.

Imagenes Galeria