Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Una carta desde el dolor

El Papa envió un sentido mensaje a las víctimas del incendio ocurrido en el barrio de Barracas. “Quisiera transmitir a todos mi cercanía y decirles que me siento muy unido a los que sufren y están abatidos por tan lamentable suceso,” escribió.

Jueves 6 de febrero de 2014

El Papa, a través de la nunciatura apostólica, envió un mensaje en el que manifiesta que se siente “profundamente apenado” por la pérdida de la vida de los bomberos y otros servidores públicos en el incendio ocurrido en el barrio de Barracas. “Quisiera transmitir a todos mi cercanía y decirles que me siento muy unido a los que sufren y están abatidos por tan lamentable suceso”, expresa el pontífice y agrega que pide a Dios “que otorgue consuelo y fortaleza a los afectados por tan trágica desgracia e inspire a todos sentimientos de solidaridad fraterna, que ayuden a afrontar esta adversidad de la mejor forma posible”.

El texto completo

“Profundamente apenado al conocer la dolorosa noticia del voraz incendio producido en el barrio de Barracas, de Buenos Aires, en el que han perdido la vida algunos bomberos y otras personas que luchaban tenazmente por apagarlo y que ha ocasionado también heridos y daños materiales, quisiera transmitir a todos mi cercanía y decirles que me siento muy unido a los que sufren y están abatidos por tan lamentable suceso.

En esta triste circunstancia, a la vez que rezo por el eterno descanso de los servidores públicos fallecidos en el cumplimiento de su deber, pido a Dios que otorgue su consuelo y fortaleza a los afectados por tan trágica desgracia e inspire a todos sentimientos de solidaridad fraterna, que ayuden a afrontar esta adversidad de la mejor forma posible.

Asimismo, quisiera dirigir una palabra de esperanza a las familias de quienes lloran tan sensibles pérdidas y también a quienes aguardan con confianza el restablecimiento de la salud de sus seres queridos.

Con estos deseos, mientras invoco la amorosa protección de nuestra Señora de Luján, imparto la confortadora bendición con todo afecto al querido pueblo bonaerense, tan presente en mi corazón. Francisco.”

Sobre medios en la Ciudad