Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Por primera vez en palmeras

Un taladrillo que las perfora y las debilita

Lunes 13 de enero de 2020

Durante la primera semana de enero de 2020, se observaron exhudaciones (trunk bleeding) en forma de líquido gelatinoso sobre los estípites de varias especies de palmeras de la colección viva del Jardín. Al realizar los primeros tratamientos, se obtuvo un ejemplar adulto de un coleóptero, cuyo material fotográfico fue enviado a especialistas locales y al Museo de Historia Natural de Londres. Tanto en Argentina (gracias a Lucas Damer, APRA) como en Inglaterra (gracias al Dr. Maxwell Barclay, curador en jefe del área de entomología del Museo) se coincidió en un ataque de Megaplatypus sp. un escarabajo de ambrosía perteneciente a los curculiónidos, platipódidos, claro ejemplo de un taladrillo de la madera.

Según registros previos, nunca se ha mencionado a este coleóptero utilizando a ejemplares de Arecaceae como huésped en la Argentina, aunque es común sobre latifoliadas. Sí se lo reconoce como ampliamente polífago. La mayoría de los trabajos publicados en nuestro país están referidos a daños en plantaciones forestales de salicáceas con gran depreciación de la madera tras el ataque.

En Brasil, sin embargo, la plaga ha sido mencionada desde hace más de una década en ataque a palmeras de diferentes especies, particularmente en el bosque urbano. Zorzenon et al (2008) evaluó el parque Dr. Fernando Costa, para dimensionar la infestación con Megaplatypus y detectó que sobre 1151 palmeras de diferentes géneros, los valores de presencia de taladrillo fueron:

Archontophoenix alexandrae (palma real australiana) 50,37% Livistona chinensis (palma china de abanico) 89,55% Roystonea oleracea (palma imperial) 58,82% Phoenix sp. 67,90% Washingtonia filifera 100% Caryota urens (palma cola de pescado) 56,52%

También Novaes (2010), en un muestreo realizado en el Instituto Biológico de San Pablo, Brasil, encuentra que el porcentaje de especies de palmeras afectadas por Megaplatypus fue: Livistona chinensis 50%, +Washingtonia filifera* 50%, Syagrus romanzoffiana 57.89%, Archontophoenix alexandrae 76.92%, Rhapis excelsa 100% Roystonea oleracea 50%.

En aquel ensayo, los árboles y palmeras reaccionaron al ataque produciendo abundante exudación que sería, según el autor, un mecanismo de defensa para impedir el avance del taladrillo. Los lugares húmedos y sombreados eran más susceptibles a los ataques.

Cómo es el insecto

Platypus o Megaplatypus es una especie nativa de Sudamérica. Su presencia se ha registrado en Argentina, Bolivia, Brasil, Guayana francesa, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela. Las especies sobre las que actúa son muy variadas y se reporta que ha llegado a Europa durante los últimos años, dañando álamos y frutales (Allegro, 2001).

La gama de huéspedes es amplia y abarca especies de importancia forestal (álamos, sauces, eucaliptos), árboles frutales (perales, manzanos, nogales) y ornamentales (olmos, acacias, fresnos, plátanos) (Thomas, E. 2011; Giménez, 2009). Es una de las principales plagas de las salicáceas en diferentes regiones de nuestro país (Giménez, 2009).

Los escarabajos de este género pertenecen a la subfamilia Platypodinae (Coleoptera: Curculionidae) cuyos miembros, junto con algunos de la subfamilia Scolytinae, se llaman escarabajos de ambrosía. Esta denominación se refiere a los hongos que transportan y crecen en las paredes de las galerías excavadas en los troncos y que son su base de alimentación. A pesar de que el hongo no es patógeno (que genere destrucción de los tejidos vegetales) su presencia y su acción sobre la madera disminuye la calidad comercial.

Megaplatypus mutatus (= Platypus sulcatus Chapuis) es conocido como “taladrillo grande de los forestales” y sería la especie que ha atacado las palmeras del Jardín. El adulto es un pequeño escarabajo de cuerpo alargado, de color pardo, con una longitud aproximada de 8 mm y 3 mm de ancho. Los élitros son duros, estriados y poseen 4 carenas longitudinales. Su cabeza es tan larga como el pronoto y tiene antenas cortas. Las hembras pueden ser diferenciadas de los machos debido a que su cuerpo es de color más claro y en el extremo de la cola los élitros terminan en forma redondeada, mientras que los machos presentan esa zona truncada. Los huevos son oblongos, lisos, de entre 0.5 y 0.9 mm, y de color blanco brillante. Las larvas no tienen patas, son blancas, de 1.5 a 4 mm de largo, alcanzando entre 9 y 11 mm en el último estadio, en el cual se tornan color blanco acaramelado. La pupa es libre y posee entre 7.5 a 9.2 mm de largo.

Preferiblemente invade árboles con diámetro mayor de 0.15 m entrando en los troncos y formando profundos túneles en la albura. Los agujeros generalmente se pueden encontrar desde el nivel del suelo hasta una altura aproximada de 3 a 4 metros (aunque en el caso de los ataques en el Jardín se han encontrado perforaciones hasta 8 o más metros de altura)

Cómo se comporta

Megaplatypus mutatus tiene una generación anual. Durante la primavera y el verano, los machos son los encargados de iniciar las nuevas galerías. En ese momento, se observan orificios de 3-4 mm de diámetro con restos de aserrín marginal formado por partículas alargadas (Giménez, 2009). Una vez finalizada esta etapa, producen feromonas para atraer a las hembras y son ellas las que continúan la construcción de las galerías hacia el interior del tronco. En ellas van colocando los huevos y además, las esporas del hongo de ambrosia Raffaellea santoroi. Las larvas del primer y segundo estadio se alimentan de micelio del hongo simbionte y de madera, por lo que se las denomina xilomicetófagas. Las larvas de los estadios avanzados solo se alimentan de madera, por lo que se las denomina xilófagas. Posteriormente, las larvas del quinto estadio se transforman en pupa y luego en adultos. Estos adultos, en la primavera-verano siguiente, abandonan las galerías donde se criaron, para iniciar ataques en nuevos árboles hospedantes, aunque muchas veces atacan el mismo árbol u otros árboles ya atacados en sitios cercanos (Giménez, 2009). Según monitoreos realizados en Patagonia, de cada galería pueden emerger por temporada desde uno o dos hasta más de 300 adultos (Thomas, 2011).

El proceso de selección del huésped para la mayoría de estas especies consiste en una atracción química primaria, seguida o no de una atracción secundaria. En la atracción primaria, son guiados por cairomonas, que son producidas por los propios huéspedes, pero la mayoría de las veces son guiadas por una combinación de feromonas y cairomonas .

Estos insectos se pueden encontrar en hábitats variados, pero principalmente en ecosistemas forestales y agroforestales, siendo responsables de grandes pérdidas en estos monocultivos. Su importancia económica radica en el daño que causan a la madera y la gran dificultad para controlarlos.


1.Las sustancias de comunicación (llamadas en ocasiones compuestos semioquímicos) entre individuos de diferentes especies se denominan alelomonas y las sustancias de comunicación entre individuos de la misma especie, feromonas. Las alelomonas se clasifican en alomonas (cuando el comportamiento que se desencadena es favorable al emisor), cairomonas (favorable para el receptor) y synomonas (favorable para ambos).

Bibliografía

Allegro, G. Beffa, GD. 2001. Un nuevo problema entomológico para el cultivo de álamo en Italia: Platypus mutatus Chapuis (Coleoptera: Platypodidae). Sherwood Foreste ed Alberi Oggi, 7 (4), 31-34 (abst.).

Debandi, Guillermo; Roig Juñent, S. 1995. Ensayo para el control de Megaplatypus plicatus (Coleoptera: Platypodidae) en la arboleda pública de Mendoza. Multequina, núm. 4, pp. 77-87. Instituto Argentino de Investigaciones de las Zonas Áridas. Mendoza, Argentina

Giménez R.A. y Etiennot A.E- 2002. Control químico de Platypus sulcatus en chopos. Invest. Agr.: Sist. Rec. Forestales (11)1:227-32. INIA. Madrid, España

GIMÉNEZ, R.A. Megaplatypus mutatus: bases para su manejo integrado. Cuadernillo nº 5, Laboratorio de Ecología de Insectos EEA INTA Bariloche. 2009.

GIRARDI, G. S.; GIMENÉZ, R. A. & BRAGA, M. R. 2006. Occurrence of Platypus mutatus Chapuis (Coleoptera: Platypodidae) in a Brazilwood Experimental Plantation in Southeastern Brazil. Neotropical Entomology 35(6).

Novaes, Daniel da Silva. 2010. Levantamento de Megaplatypus sp. em árvores e palmeiras no Instituto Biológico, São Paulo – SP. (Coleoptera: Curculionidae, Platypodinae) / Daniel da Silva Novaes. São Paulo. Monografia Entomologia Urbana, no Curso de Pós-Graduação em Ciências Biológicas, área de concentração em Zoologia, da UNESP/Rio Claro.

THOMAS, E. 2011. Tercer Congreso Internacional de Salicáceas. Disertación. Biología y manejo integrado de Megaplatypus mutatus en los valles del norte de la Patagonia.

ZORZENON, F.J.; WING, J.; MENON, R. 2008. Levantamento De Danos Causados Por Microcoleobrocas Megaplatypus Sp. (Coleoptera, Curculionidae) e Lagarta-Das-Palmeiras Brassolis Sophorae Linnaeus, 1758 (Lepidoptera, Nymphalidae) em Palmeiras Ornamentais No Parque “Dr. Fernando Costa” (Parque Da Água Branca) em São Paulo, Sp. Instituto Biológico, Centro de Pesquisa e Desenvolvimento de Sanidade Vegetal. São Paulo, SP, Brasil. Biológico, São Paulo, v.70, n.2, p.107-216, jul. /dez. 2008

Sobre medios en la Ciudad