Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Un nuevo espacio recuperado en Villa 21-24

Viernes 3 de febrero de 2017

En la esquina de Osvaldo Cruz y Monteagudo nace la Plaza Triángulo, un nuevo espacio donde los vecinos se encuentran y disfrutan de las mañanas y las tardes. La obra estuvo a cargo de la Subsecretaría de Hábitat e Inclusión y junto a los vecinos celebraron la renovación del espacio público.

Se acercan las 16.30 hs., los vecinos empiezan a llegar a la nueva plaza y la recorren. En pocos meses el espacio cambió: ahora hay diferentes variedades de árboles y arbustos, pasto y zonas de descanso.

El evento comienza con un show de percusión que invita a los vecinos a acercarse. Pronto llegan los chicos de la colonia y todos celebran: se reúnen todos alrededor de la banda, comienza el show y suena la música de Tachón.

“Este lugar era un desastre, estacionaban autos y los dejaban por cuatro días. Ahora la plaza está muy linda y voy a empezar a venir con mis sobrinos”, cuenta Pedro Secas, vecino de la Manzana 52, lindera a la plaza.

Las niñas del taller de Danza Árabe dijeron presente e hicieron una gran desmostración. Mientras tanto, el equipo de Manos de Mujer de Villa 21-24 hacen una plantada e invitan a los niños a participar. Ella serán quienes cuiden el espacio todos los días.

“Para esta plaza ayudamos, acompañamos y concientizamos a los vecinos para que esto siga bien. Esta plaza es muy importante para que los niños y los vecinos tengan un lugar de recreación”, cuenta Claudia Torrales, integrante de Manos de Mujer.

La jornada termina con una clase de folclore. El ritmo y los bailes originarios le dieron un cierre autóctono a esta nueva obra con zapateos y pañuelos al viento.

“Me siento muy feliz porque mi nena va a pasar por la plaza y va a saber que yo trabajé acá”, relata emocionado, Roberto Carlos “Pantera” Chamorro.

Las últimas luces de la tarde le dan una hora mágica a la plaza. Las enredaderas trepan por los alambres y llegan hasta la cima. En pocos meses, cuando crezcan se generará un techo verde, donde la sombra y la liberación de oxígeno de las plantas le darán un aislamiento térmico a la nueva plaza. Las plantas originarias se conservaron y lograron complementarse con otras otorgándole a este nuevo y particular espacio una autenticidad única.

Sobre medios en la Ciudad