Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Talleres gratuitos de compostaje domiciliario

Tienen como fin profundizar en materia de separación en origen. Además de separar los materiales reciclables (papel, cartón, plástico, vidrio o metal), también se pueden recuperar los residuos orgánicos, como restos vegetales -no animales- y con ellos hacer un abono natural muy útil.

Jueves 2 de octubre de 2014

A partir de los residuos orgánicos que generamos en nuestra casa, podemos hacer nuestro propio compost como abono natural para las plantas y colaborar con el medio ambiente, reduciendo la cantidad de basura que va a entierro. Es muy fácil hacerlo, y por eso el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires dicta talleres de Compostaje Domiciliario para todos los vecinos.

Estos talleres son gratuitos y tienen como fin profundizar en materia de separación en origen: es que además de separar los materiales reciclables como papel, cartón, plástico, vidrio o metal, también se pueden recuperar los residuos orgánicos, como restos vegetales -no animales- y con ellos hacer un abono natural muy útil.

El primer taller tuvo lugar en el Parque Saavedra, donde educadores ambientales de APRA del Ministerio de Ambiente y Espacio Público explicaron qué es el compost, y además, cómo armar y mantener una compostera en casa para poder reciclar los residuos orgánicos. El domingo se realizó el mismo taller en la Plaza Palermo Viejo, conocida también como Plaza Armenia.

Taller de compostaje en Parque Saavedra

Los talleres se dan todos los fines de semana, sábados y domingos a las 11:30, y van rotando por los distintos puntos verdes que se encuentran en plazas y parques de la ciudad. Tienen una duración de 45 minutos y en cada encuentro se rifa una compostera entre los participantes.

El compostaje es una técnica para recuperar los residuos orgánicos y tiene la ventaja de que permite reciclar los residuos en el sitio en el que se producen, sin necesitar tecnología para hacerlo. Es por eso que cualquiera puede hacerlo en su casa.

A su vez, reduce la generación de basura, y si esto se lleva a una escala significativa, disminuye también los impactos ambientales y económicos asociados al transporte, al consumo de energía y al uso y entierro de bolsas plásticas en los rellenos sanitario.

Al reciclar lo orgánico reducimos la cantidad de basura que generamos en casa.

Los talleres buscan concientizar, educar, demostrar y fomentar el compostaje domiciliario entre los vecinos de la Ciudad de Buenos Aires.

Además de estos talleres, la Agencia tiene otros proyectos de compostaje a pequeña escala que implementan esta práctica en distintos lugares, como en sedes comunales, junto con la Asociación Civil Dedo Verde, o en espacios verdes, como el Parque Tres De Febrero.

Composteras en el Parque Tres de Febrero

¿Cómo hacer compost?

El compost es un abono natural que se logra separando los residuos orgánicos del resto de los residuos. Se produce de manera natural por la descomposición de los residuos orgánicos, por medio de la reproducción de bacterias que están presentes en cualquier lugar.

Para hacer compost hay que separar los restos vegetales, restos del jardín, restos de café, cáscaras de huevo, frutas y yerba a medida que los generamos, y colocarlos en una compostera, que se puede tener en el patio, terraza o balcón. No se deben agregar restos animales como carne o huesos, líquidos ni aceites.

Para compensar la humedad, se deben agregar hojas secas, cartón, hojas blancas y/o tierra. Es importante hacer capas intercaladas entre lo húmedo y lo seco, siendo esta última la que cubra los residuos, para evitar los insectos.

Por lo general las composteras vienen con tres recipientes, que se van llenando uno por vez. No ocupan mucho espacio y no suelen generan mucho olor. También podés hacer tu propia compostera con recipientes de plásticos apilados.

Ejemplo de compostera hogareña

El abono estará listo en un período de 3 a 5 meses, en el primer recipiente, y una vez listo se vacía para seguir teniendo espacio en la compostera.

El resultado es una tierra negra, sin olor, que puede se utilizada para plantas, en macetas canteros y jardines. Entre muchos beneficios, aporta nutrientes y mejora el crecimiento vegetal y la absorción del agua y de los rayos solares.


Ciudad Verde »

Sobre medios en la Ciudad