Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Así funciona el Sistema Integral de Seguridad Pública

Es un plan exhaustivo que, junto con la nueva Policía de la Ciudad, incluye el fortalecimiento de la presencia del Estado en las calles, el uso de las últimas herramientas tecnológicas e informáticas, la integración social, la promoción de la transparencia y la participación ciudadana.

Miércoles 30 de octubre de 2019



Desde enero de 2017, la Ciudad de Buenos Aires implementa el Sistema Integral de Seguridad Pública, un plan exhaustivo que incluye desde la formación de la nueva Policía de la Ciudad, hasta el fortalecimiento de la presencia del Estado en las calles, la integración social, y la promoción de la transparencia y la participación ciudadana.

El Sistema Integral de Seguridad Pública permite coordinar todas las fuerzas públicas de Buenos Aires de forma centralizada: la Policía de la Ciudad, los Bomberos de la Ciudad, el cuerpo de Emergencias, el SAME, Agentes de Tránsito, Prevención Civil y Guardianes de Parques. En total, son más de 32 mil agentes que trabajan de forma unificada e intercomunicada.

Todas las fuerzas recibieron nuevo equipamiento y vestimenta de trabajo, y forman parte de un proceso de renovación y mejora de sus instalaciones. Este ha sido especialmente el caso de la Policía de la Ciudad y los Bomberos de la Ciudad, cuyas comisarías y cuarteles fueron íntegramente refaccionados y que han recibido nuevos móviles y autobombas.

Desde enero de 2017, la Ciudad de Buenos Aires implementa el Sistema Integral de Seguridad Pública.



Más policías en calle

Uno de los principales objetivos alcanzados desde 2017 fue la unificación definitiva de la Policía Metropolitana y la Policía Federal Argentina para dar forma a la Policía de la Ciudad, un proceso que se implementó sin desatender las necesidades y demandas de seguridad de la Ciudad. La nueva fuerza cuenta actualmente con 24.869 efectivos.

Todos los agentes de la Policía de la Ciudad fueron dotados del mejor equipamiento disponible –incluyendo nuevos chalecos antibalas, uniformes e instrumentos de seguridad-, nuevos vehículos, tecnología de avanzada y una capacitación permanente, para que puedan brindar un servicio eficiente y de calidad.

En este periodo se continuó con la incorporación de civiles en las comisarías para que realicen el trabajo administrativo, lo que permitió contar con 1.000 policías adicionales en la calle. Además, se aumentó la cantidad de patrulleros, motos, camiones y cuatriciclos, los que fueron dotados con tecnología de punta: cámaras 360, sistema GPS, equipos de comunicaciones y computadoras.

Uno de los principales objetivos alcanzados fue la unificación definitiva de la Policía Metropolitana y la Policía Federal Argentina para dar forma a la Policía de la Ciudad.



Formación permanente

Todos los efectivos policiales, tanto los de mayor antigüedad como los nuevos reclutas, se capacitan en el Instituto Superior de Seguridad Pública (ISSP), un centro académico de primer nivel. Allí se forman con cursos teóricos y prácticos en el uso de elementos de seguridad y cuentan con simuladores de autos y motos para ejercitarse en el manejo en situaciones de riesgo.

A su vez, se aplicaron nuevos requisitos para acceder a ascensos –incluyendo exámenes físicos, psicológicos y de aptitud-. Esto significa que los ascensos ya no son ni automáticos ni relativos a la antigüedad, sino que requieren excluyentemente la aprobación del curso de ascenso, sin distinción de escalafón. Además, desde mediados del 2019, se amplió el período de formación a dos años.

Todos los efectivos policiales, tanto los de mayor antigüedad como los nuevos reclutas, se capacitan en el Instituto Superior de Seguridad Pública (ISSP).



Más transparencia

El Ministerio de Justicia y Seguridad aplica una postura de tolerancia cero frente a la corrupción, en cualquier escalafón de la fuerza. En este sentido, se tomaron medidas concretas para terminar con este flagelo: se creó la Oficina de Transparencia y Control Externo, por lo que ya no son policías los que investigan a otros policías, sino civiles; se centralizó el abastecimiento de todas las reparticiones de la Policía de la Ciudad, brindando mayor control de las operaciones de compras de suministros, y se separó a las brigadas de las comisarías, que ahora dependen de la Superintendencia de Investigaciones para un mejor control de su desempeño.

Nuevas comisarías comunales

Se avanzó con una redistribución territorial de los edificios de comisarías por comunas, siguiendo la división actual de la Ciudad en 15 distritos. De esta forma, cada comuna de la Ciudad cuenta con una Comisaría Comunal, que es acompañada en su tarea por las Comisaría Vecinales, que es el nuevo nombre que reciben las comisarias tradicionales ya existentes.

Este plan implica un aumento en la cercanía del 20 por ciento promedio entre los vecinos y las comisarías; una mejor infraestructura de asistencia primaria a las víctimas; una mayor dotación de recursos de policía científica y violencia de género; una mayor capacidad en comunas de investigación de denuncias recibidas; y una mayor presencia de la Fiscalía para la toma de denuncias.

Tecnología e información

  • 25 mil celulares reglamentarios sin mensaje de texto ni redes, con GPS. Se prohíbe la tenencia, en servicio, de un celular privado o cualquier otro dispositivo audiovisual para eliminar las distracciones. A su vez, el GPS permite la geolocalización y el registro de los recorridos en forma sistemática. Tienen chats con operadores y sistemas de alarmas.

  • Anillo Digital y monitoreo de patentes. El Anillo Digital se implementa en 73 entradas y salidas de la Ciudad y cuenta con 74 pórticos (13 interurbanos y 61 a lo largo de la Av. General Paz) con cámaras lectoras de patentes, para identificar los autos que entran y salen de la Ciudad y detectar a aquellos que tengan pedido de secuestro o con patentes apócrifas.

  • Botones antipánico y tobilleras “Mujeres Seguras”. Los Botones antipánico están conectados a la central de monitoreo de alarmas para prevenir delitos, emergencias médicas y civiles (violencia de género). Por su parte, las tobilleras electrónicas permiten monitorear y rastrear a las personas en conflicto con la ley, controlando los límites impuestos a la libertad de movimiento, las salidas transitorias y los regímenes de semilibertad. El dispositivo se coloca por orden judicial.

  • Sistema Integral de Video Vigilancia. Centraliza el monitoreo de todas las cámaras de la Ciudad en los Centros de Monitoreo Urbano (CMU) de Chacharita y Avenida 9 de Julio.

Esto permite detectar e intervenir en delitos flagrantes en forma complementaria a los policías en la calle. A octubre del 2019 ya se instalaron más de 10.000 cámaras instaladas en la vía pública y subtes y 4.000 en colectivos.

  • Sistema de recepción de llamadas centralizado. La nueva sala del 911 de la Policía de la Ciudad en Constitución es más moderna y cuenta con 50 puestos de atención y 40 puestos de despacho. Estas mejoras se traducen en una mayor capacidad para atender emergencias policiales y una mejor respuesta policial, bajando el tiempo de espera en línea y de llegada del móvil.

  • Centro Único de Coordinación y Control (CUCC). Ubicado en el barrio de Chacarita, centraliza todas las llamadas de emergencia civil que se derivan desde el 911: Defensa Civil, Guardia de Auxilio, Logística, Bomberos. Sólo ciudades como Madrid, Nueva York, París o Londres cuentan con centros similares.

  • Mapa del Delito. Es una herramienta de gestión para recopilar, procesar y analizar el comportamiento del delito en la Ciudad. El propósito del Mapa del Delito es avanzar en la elaboración de un diagnóstico certero de las causas y procesos que confluyen en los hechos delictivos registrados en las distintas comunas.

  • Nuevo Despliegue Territorial. Es un sistema de paradas fijas y patrullaje policial basado en un software que mide la superficie de la comuna, el mapa del delito, la densidad poblacional y el tránsito de personas. Es decir, que las paradas y el plan de patrullaje son flexibles y varían según las características urbanísticas de la jurisdicción y el mapa del delito de cada barrio.

  • Sistema Único de Denuncias (SUD). Son cabinas especialmente preparadas para asentar denuncias a través de un formulario virtual o en videoconferencia con representantes del Ministerio Público Fiscal. Están disponibles en todas las comisarías, en las Unidades de Orientación y Denuncia de la Fiscalía y en el Centro de Acceso a la Justicia del barrio de la Boca.

  • Sistema de Reconocimiento Facial de Prófugos. Está destinado a la detección, identificación y detención de personas sobre las cuales exista una orden de captura judicial. Opera en forma rotativa sobre 300 de las más de 10 mil cámaras instaladas en los puntos neurálgicos de la vía pública de la Ciudad de Buenos Aires y principales estaciones y nodos de la red de subterráneos.



Participación Ciudadana y Cercanía

Comisarías Cercanas es un encuentro mensual en donde los vecinos pueden expresar a las autoridades y miembros de las fuerzas sus dudas y preocupaciones en materia de seguridad. Adicionalmente, los Foros de Seguridad Pública (FoSeP), uno por cada comuna, funcionan como espacios para formular propuestas, sugerir y evaluar la actuación policial en la zona.

Este tipo de iniciativas permite que los vecinos participen activamente en la toma de decisiones que definen la política de seguridad en todos los barrios, trabajando en la elaboración y control de las políticas públicas de prevención y combate al delito junto con las autoridades del Gobierno de la Ciudad y las fuerzas de seguridad.

¿Qué otras áreas contribuyen al Sistema Integral de Seguridad?

  • La iluminación 100% LED en toda la Ciudad, la puesta en valor del espacio público y los sistemas predictivos de transporte aportan a la seguridad de los vecinos.

  • Se aplica el nuevo Código Contravencional y de Procedimientos de la Ciudad, que sanciona la actividad de cuidacoches (“trapitos”) y agrava la sanción por acoso sexual, entre otros.

  • Hay un cuerpo de Agentes de Prevención civil profesionalizados -no armados- con prioridad en escuelas e inmediaciones. Hoy hay 811 efectivos para supervisar los 212 Senderos Escolares, que son caminos protegidos por los vecinos, Agentes de Prevención de la Ciudad y la Policía de la Ciudad.

  • La Dirección General de Defensa Civil da respuesta ante emergencias (incendios, derrames de sustancias tóxicas, inundaciones) en coordinación con los demás organismos intervinientes para salvaguardar la vida y los bienes de los vecinos, y mitigar los posibles riesgos asociados al evento.

  • La Guardia de Auxilio y Emergencias interviene ante cualquier situación que implique riesgo en la vía pública: componentes de frentes, balcones, marquesinas y mamposterías, y demás estructuras que integran un edificio, cables caídos, postes de alumbrado o árboles con peligro de caída. Trabaja las 24 horas los 365 días del año.

  • El Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME) cuenta con 170 ambulancias con equipos de última generación, más de la mitad de las cuales fueron incorporadas o actualizadas en los últimos cuatro años y 2 móviles DEES (Dispositivo de Eventos Especiales) que proveen recursos materiales en el lugar de la emergencia.

El SAME cuenta con un móvil ECUES (Equipo de Comunicación de Emergencias Sanitarias) que gestiona la información sobre la identidad, diagnóstico y derivación de las víctimas, y 2 helicópteros totalmente equipados que pueden trasladar hasta dos personas en estado crítico en un rango de 5 a 7 minutos.

Este sistema se compone de un equipo altamente capacitado de más de 2.900 personas: 887 entre administrativos, operadores y choferes, 30 profesionales médicos propios y más 2.000 médicos de guardia de los distintos hospitales de la Ciudad. Es un cuerpo de emergencias médicas modelo en el mundo.

Sobre medios en la Ciudad