Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Se celebró una nueva edición de la Nocha de San Juan

Con la presencia de más de 6000 personas y un show a cargo de La Bomba de Tiempo, se celebró la cuarta edición de La Noche de San Juan, una fiesta que fue rescatada recientemente por los vecinos de La Boca e impulsada por el Distrito de las Artes, perteneciente a la Dirección General de Industrias Creativas, del Ministerio de Modernización, Innovación y Tecnología.

Martes 12 de julio de 2016

La tradicional celebración comenzó con talleres artísticos y musicales para todas las edades, frente a Caminito, en Vuelta de Rocha. Antes de la fogata, La Bomba de Tiempo deslumbró al público, logrando que la baja temperatura pasara a un segundo plano. Fueron acompañados por una coreografía aérea organizada por Prix D’Ami, que hizo alusión a la inmigración del s.XX en la Argentina.

Para sumar a las sorpresas, el espectáculo terminó con una ola de globos de colores que fueron soltados desde el cielo. “Es importante que sigamos festejando La Noche de San Juan, más aún cuando conecta al barrio de una manera tan especial. El mensaje está incluso en sus raíces: nos congregamos alrededor de la fogata. Estamos muy contentos con la propuesta artística que sumamos este año, porque tiene que ver con el mensaje que queremos difundir desde el Distrito de las Artes”, comenta Diego Radivoy, Director General de Industrias Creativas.

Frente alMuseo Benito Quinquela Martín, quien colaboró con el evento, los más chicos se acercaron para realizar un taller de armado de instrumentos musicales con materiales reciclables, organizado por la agrupación Hacelo Sonar, difundiendo el mensaje de que la música está al alcance de todos, y de que seamos partícipes de su magia.

El arte, materializado en sus diversas expresiones, fue el gran protagonista de la tarde, ya que estuvo presente también en talleres de armado de máscaras y libretas brindados por el equipo de Sustentabilidad del Centro Metropolitano de Diseño (también construidos gracias a la reutilización de materiales de descarte), como en funciones que brindaron instituciones de La Boca, como el Teatro de la Ribera.

Por su parte, en Fundación Proa se proyectó un documental sobre los talleres de plástica que dieron Omar Gasparini y Gabriel Chaile, artistas del barrio, en distintas escuelas de la comuna 4. Su participación estuvo guiada por la influencia inmigratoria en nuestra cultura, concepto que se trasladó entonces al armado del muñeco y a la coreografía aérea.

También estuvieron presentes la Universidad Nacional de las Artes (UNA), institución que cuenta con sedes en el Distrito de las Artes, y ACUMAR (Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo), quien difundió sus proyectos para generar conciencia ambiental.

Asimismo, la Fundación Crear Vale la Pena, organización que pregona la transformación social a través del arte, lideró varias actividades, en línea con el trabajo social que viene realizando en el Distrito de las Artes. Sin dudas, esta festividad que está fuertemente ligada al espíritu barrial, demostró cómo el arte y la tradición son cruciales a la hora de mantener unida a la comunidad. Expectantes mientras se prendían fuego los papeles que contenían los deseos, el calor humano pudo más que el frío, en una tarde que estuvo plagada de música y arte.

Sobre medios en la Ciudad