Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Residencia de Diseñadores: un espacio para el arte

Miércoles 18 de mayo de 2016

En el marco del cocktail por la apertura de los talleres de los artistas del reconocido Central Park de Barracas, se lanzó la Residencia de Diseñadores, un proyecto del Distrito de Diseño, perteneciente al Ministerio de Modernización, Innovación y Tecnología. Será en el quinto piso del edificio intervenido por el artista Pérez Celis, donde en 800 metros cuadrados distintos diseñadores - emergentes y consagrados - tendrán sus espacios de trabajo. Como objetivo transversal, la idea es que en un futuro se ofrezcan propuestas de diseño para aplicar en la Ciudad.

El Centro Metropolitano de Diseño, institución líder en la región y vértebra del distrito, entiende al diseño como herramienta fundamental para idear soluciones que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos, produciendo un impacto directo en su experiencia urbana. Silvia Torres Carbonell, Subsecretaria de Economía Creativa y Comercio Exterior, y Diego Radivoy, Director General de Industrias Creativas, fueron los anfitriones de este lanzamiento. Este proyecto se enmarca dentro de la política de los distritos que tienen como objetivo revitalizar distintos barrios de la zona sur de la Ciudad.

“Los que pedimos como contrapartida es que propongan intervenciones innovadoras, porque queremos que la Ciudad de Buenos Aires sea ícono del diseño, por eso hay que mostrar el talento y potenciarlo. Esta iniciativa está enmarcada dentro de la misión de impulsar el Distrito de Diseño”, afirmó Silvia Torres Carbonell.

Por otro lado, anticipándose al comienzo de arteBA, se inaugurará la reconstrucción de la obra del artista argentino, Kenneth Kemble, que se expuso por primera vez en 1960, en la Exposición Internacional del Automóvil en la Sociedad Rural Argentina, y que luego fue desmantelado. Esta es una acción conjunta entre el Distrito de las Artes, el Museo Moderno de Buenos Aires y Julieta Kemble, hija del fallecido artista. Es la primer obra mural en el espacio público de la Ciudad de la que se tiene registro documentado, y coincide con la línea de trabajo realizada por el momento en los distritos, donde el arte urbano es un aliado estructural para su desarrollo.

“Sabemos que la mejor forma de legitimar nuestro desarrollo cultural futuro es recuperando y poniendo en valor el patrimonio histórico de nuestro ciudad, y esta magnífica obra de 16 metros de alto y 20 metros de ancho merecía volver a ser expuesta y disfrutada por todos”, dijo Diego Radivoy.

Sobre medios en la Ciudad