Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Ninja Clan, una experiencia de incubación en el Distrito de Diseño

Mauro Macchiaroli, gerente responsable de Ninja Clan, cuenta cómo nació y creció su emprendimiento en el marco de su experiencia en el programa IncuBA en el Centro Metropolitano de Diseño.

Lunes 9 de mayo de 2016

¿Cómo surgió Ninja Clan? Contanos cómo nació el proyecto
Ninja Clan surge de la unión de dos proyectos, uno de diseño multimedial y otro de desarrollo tecnológico (Iutopi y Prixter): proponemos un servicio integral de comunicación, digital e interactiva, aportándole a las empresas desde experiencias tecnológicas para eventos hasta comunicación, diseño y desarrollo de sitios webs. También realizamos propuestas más tradicionales de diseño corporativo y de marca. Trabajamos con clientes de Argentina y el exterior. Este mes vamos a estar lanzando nuestro nuevo sitio. ¡Estén atentos!

¿Cuál fue tu formación? ¿Cómo influye esta profesión en el desarrollo del proyecto y la incubación?
Soy Director de Arte Publicitario y cuento con conocimientos en Diseño de Imagen y Sonido y Análisis de sistemas. Tanto la formación académica como la experiencia laboral obtenida en 13 años, fue fundamental para la ejecución creativa necesaria en la resolución de las necesidades de nuestros clientes. También para poder experimentar sobre nuevas propuestas estando en este período de incubación.

¿Qué herramientas te da IncuBA?
Creo que lo mejor que nos dio IncuBA fue la posibilidad de capacitarnos con diversos asesores y tutores en la gestión del emprendimiento, ya que uno no estudia cómo administrar una empresa si su formación es más bien de índole visual creativa.

¿Cómo es tener tu oficina en el CMD y dentro del Distrito de Diseño de la Ciudad?
Tener un espacio físico donde poder trabajar a la par de colegas y proyectos complementarios es importantísimo. El networking que se genera entre cada emprendimiento aporta mucho al desarrollo propio. A su vez, tenemos la posibilidad de utilizar otras instalaciones del CMD como el CMD Lab, ideal para el prototipado de productos o mismo los cursos y seminarios que se dictan continuamente en el lugar.

¿Cómo se ven cuando salgan de la incubación? ¿Planes a futuro?
La idea es trasladarnos a un espacio de co-working similar al CMD, donde poder instalarnos con algunos de los proyectos que fuimos conociendo en esta etapa, para poder complementar nuestros servicios. A su vez, seguir incorporando “ninjas” a nuestro clan de diseñadores y desarrolladores.

¿Hay algo más que quieran contar sobre esta experiencia?
Sin dudas participar de IncuBA es una experiencia muy positiva. Te hace crecer personalmente, inclusive si tu proyecto inicial muta de una idea concreta a algo que vas readaptando, a medida que va pasando el tiempo de incubación. La suma de beneficios que te otorga este programa es muy gratificante (espacio físico, capacitaciones, uso de las instalaciones del CMD) y como dije anteriormente, el networking con los otros emprendimientos incubados es sumamente productivo.

Sobre medios en la Ciudad