Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Más seguridad en la construcción

Macri suscribió un convenio con entidades del sector que aumenta controles y endurece penas por negligencia

El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, suscribió un convenio con entidades relacionadas con la edificación a fin de optimizar las condiciones de seguridad durante los procesos de demolición y construcción, que incluye un endurecimiento de las sanciones para quienes incurran en negligencias que pongan en riesgo vidas y bienes.

“Tenemos que velar para que eso se cumpla y toda severidad es poca para los que cometan actos de negligencia y no respeten las reglas del arte y la ingeniería porque el valor de la vida no tiene precio”, afirmó Macri.

Puntualizó que “es una obligación defender con seriedad y cumplimientos este compromiso entre el Gobierno porteño, los colegios, las cámaras, las universidades y el gremio”.

“Creo que la industria de la construcción, la vivienda, la arquitectura, el diseño, los equipamientos y la tecnología son factores importantísimos en la generación de empleo masivo y calificado”, añadió Macri.

El Jefe de Gobierno formuló este concepto al finalizar ayer el acto de firma de un acuerdo con los diferentes estamentos del rubro de la construcción que se realizó anoche en el Salón Dorado de la Casa de la Cultura, con la participación del ministro de Desarrollo Urbano de la Ciudad, Daniel Chain.

El convenio básicamente plantea un endurecimiento de las sanciones para profesionales, constructores y propietarios de terrenos que no cumplan con la normativa vigente, la creación de un cuerpo de inspectores especializados dependientes de la Comuna y un incremento de los controles en las obras.

Al mismo tiempo, el acuerdo establece la obligatoriedad a los responsables de las construcciones de la presencia de un profesional matriculado, bajo pena de clausurar la obra en cuestión e iniciar el proceso de sanción.

Suscribieron el acuerdo el Consejo Profesional de Urbanismo y Arquitectura, Centro Argentino de Ingenieros, Sociedad Central de Arquitectos, Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (UBA); Consejo Profesional de Ingeniería Civil, Asociación de Empresarios de la Vivienda, Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos, Cámara Argentina de la Propiedad Horizontal.

También la Cámara Argentina de la Construcción, Cámara Inmobiliaria Argentina, Fundación UOCRA, Cámara Argentina de Comercio, Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de la CABA, Cámara de la Vivienda y Equipamiento Urbano de la República Argentina y Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires.

Macri advirtió que los pedidos de suspensión de obras no es una solución adecuada porque la ciudad necesita, además de la inmobiliaria, grandes emprendimientos como el de los canales aliviadores del Arroyo Maldonado.

Dijo que este convenio “significa dar tranquilidad a los obreros y vecinos para que colapsos como el del edificio de la calle Bartolomé Mitre que pusieron en jaque a la industria no sucedan más” y recordó que el episodio “le costó a la Ciudad entre 25 millones y 26 millones de pesos por subsidios e indemnizaciones”.

“Nosotros estamos comprometiendo en aplicar penas con mayor severidad, con inspecciones más frecuentes a través de un equipo de inspectores especializados y matriculados en los momentos más delicados de la obra”, puntualizó.

A su vez, Chain celebró el “fructífero cambio de opiniones que hubo durante el debate entre las diferentes entidades del rubro para conciliar los aspectos normativos que posibilitaron finalmente la redacción del convenio con el Gobierno porteño”.

Sobre medios en la Ciudad