Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Los equipos de la Ciudad continúan trabajando

Para solucionar los graves trastornos que provocó el temporal.

El Gobierno porteño seguía trabajando esta noche para solucionar los serios inconvenientes que causó en la Ciudad el fuerte temporal de viento y lluvia que afectó al Area Metropolitana al cabo de una jornada en la que se dio respuesta a más de 250 llamados recibidos en la línea telefónica 103.

Los equipos de Emergencias se mantienen en estado de alerta ante la amenaza de nuevas tormentas y alrededor de 500 agentes continúan afectados al operativo.

Esta noche en varias zonas de Villa Crespo, Caballito, Flores y Mataderos se realizaban acciones destinadas a facilitar la tarea del personal de las empresas eléctricas para recuperar y restaurar servicios de energía caídos.

El operativo convocó desde las primeras horas de la madrugada a 700 agentes entre personal del SAME, las divisiones de Logística, Defensa Civil y de la Guardia de Auxilio y efectivos de la Policía Metropolitana y de los ministerios de Ambiente y Espacio Público y de Desarrollo Social.

El jefe de Gobierno, Mauricio Macri, supervisó la marcha de las acciones junto a funcionarios del Gabinete desde el Centro Único de Coordinación y Control, en el barrio de Chacarita.

En la línea telefónica 103 fueron atendidos más de 250 llamados por caídas de árboles, desprendimientos de mampostería, anegamientos en vía pública, carteles caídos y cables sueltos.

Cerca de las 19 ya se había normalizado el tránsito en la mayoría de las calles que estuvieron cortadas por anegamientos o caída de árboles, mientras que personal de Defensa Civil continuaba asistiendo a vecinos que sufrieron problemas de anegamientos en sótanos y cocheras

Las lluvias que afectaron a la Ciudad durante la madrugada y que alcanzaron la marca de 120 milímetros en algunos barrios, se aproximan a los valores históricos en cuanto a intensidad de agua caída en cortos períodos de tiempo. Entre las 4.30 y las 5.30 se registraron picos máximos de 70 milímetros por hora.

El nuevo sistema de desagüe pluvial del arroyo Maldonado funcionó a la perfección.

El personal de Emergencia tuvo que llevar a cabo también tareas de reacomodamiento de vehículos que fueron arrastrados por la corriente de agua en calles anegadas en el peor momento de la tormenta.

Por su parte, el cuerpo de Agentes de Tránsito desplegó un intenso operativo para reordenar la circulación de automóviles, camiones y transportes luego de que en el pico más alto del temporal quedaron fuera de servicio alrededor de 800 semáforos en distintos puntos de las Ciudad.

El Ministerio de Ambiente y Espacio Püblico puso en funcionamiento un camión vactor con 27 operarios para tareas de limpieza con equipos de succión en tuberías obstruidas de la red pluvial. A ello se sumaron 15 compactadores tripulados y ocho brigadas de barrenderos, 14 cuadrillas de Mantenimiento de Espacio Público y otras 13 que trabajaron en la reparación de luminarias dañadas.

Como parte del operativo el Ministerio de Educación proveyó de viandas de comida y unidades de transportes a tres gimnasios que fueron acondicionados especialmente en los barrios de Saavedra, Soldati y Parque Patricios ante la eventualidad de que hubiera que recibir a familias evacuadas.

La vicejefe de Gobierno, María Eugenia Vidal y la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, recorrieron villas de emergencia, donde la Secretaria de Hábitat e Inclusión, conjuntamente con la Unidad de Gestión e Intervención Social y el Instituto de la Vivienda de la Ciudad, trabajan para resolver los problemas causados por el grave temporal y asistir a los vecinos.

Sobre medios en la Ciudad