Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Las Sedes Comunales ya cuentan con protección cardíaca

Esta medida implica la instalación de desfibriladores y la capacitación al personal en reanimación cardiopulmonar (RCP) para aumentar las posibilidades de llegar al hospital ante situaciones de muerte súbita.

Jueves 12 de enero de 2017

En las Sedes y Subsedes Comunales, como así también en el edificio donde funciona la Secretaría de Descentralización, se instalaron desfibriladores externos automáticos (DEA) y se capacitó al personal que trabaja allí con el fin de convertir a los edificios en espacios cardioprotegidos.

Son 22 los edificios que ahora están cardioprotegidos. ¿Qué significa esto? Que cuentan con personal capacitado en reanimación cardiopulmonar y manejo de desfibriladores. Para cumplir con este objetivo la Ciudad capacitó en técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP) a 550 personas, entre empleados de las sedes Comunales y de la Secretaría de Descentralización.

La capacitación se dividió en dos partes. La primera consistió en trasmitir conocimientos teóricos y prácticos básicos, sobre reanimación cardiopulmonar.

Y en la segunda parte se procedió a explicar el uso del desfibrilador, cuya tecnología permite emitir un impulso de corriente continua al corazón para su reanimación. Debido a su práctica tecnología este equipo puede ser utilizado para que cualquier persona pueda asistir a otra en caso de urgencia. De esta manera fueron capacitadas, bajo esta modalidad, 25 personas, en cada sede comunal de la Ciudad.

Los desfibriladores son equipos sencillos que analizan el ritmo del corazón y que pueden ser manipulados por cualquier persona que haya tomado el curso. Estos aparatos funcionan realizando un diagnóstico al paciente y administrando las descargas eléctricas en caso de necesitarlo, logrando restablecer el ritmo cardíaco del individuo afectado.

En la Argentina hay alrededor de 40.000 casos de muerte súbita por año. De allí, la importancia de aumentar el número de edificios cardioprotegidos con el objetivo de incrementar las posibilidades de que una persona con muerte súbita llegue al hospital para ser atendido.

Sobre medios en la Ciudad