Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Lactancia materna: la mejor alimentación para el bebé

Conocé todas las recomendaciones para llevar adelante de la mejor manera una de las etapas más importantes para el crecimiento de tu hijo.

Jueves 30 de julio de 2015

La leche materna constituye el mejor alimento para el niño hasta los 6 meses de edad. No sólo desde el punto de vista nutricional, además, favorece el vínculo madre-hijo, que ayuda al crecimiento y desarrollo del niño.

Por su composición nutricional, la leche materna es de fácil digestión, lo que permite que el bebé aproveche bien los nutrientes que tiene. En la leche de la mamá hay más de 200 vitaminas, minerales, hormonas, enzimas digestivas y anticuerpos que protegen al bebé. Así, la leche materna actúa como protector frente a infecciones respiratorias y gastrointestinales; y enfermedades alérgicas y autoinmunes.

La lactancia contribuye, además, a la salud y bienestar de las madres: ayuda a la recuperación de útero después del parto, colabora para volver al peso anterior al embarazo y reduce el riesgo de algunos tipos de cáncer (ovario y mama).

¿Qué se recomienda?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF consideran y recomiendan con respecto a los primeros años de vida:

  • Inicio temprano de la lactancia materna: darle el pecho durante la primera hora de vida.

  • Lactancia materna exclusiva y a demanda durante los primeros 6 meses de vida: alimentar al bebé hasta esa edad sólo con leche materna, sin necesidad de otros líquidos, leche no materna, ni alimentos. Y siempre que el niño lo pida, tanto de día como de noche.

  • Después de los seis meses, se aconseja darle al bebé alimentos complementarios, y continuar la lactancia materna hasta los 2 años o más.

¿Cómo deben alimentarse las madres durante la lactancia?

La composición de la leche materna se mantiene con niveles adecuados de proteínas, hidratos de carbono y algunos minerales. Durante el período de lactancia, las necesidades de algunos nutrientes se encuentran incrementadas, por lo que es fundamental que las madres lleven una alimentación completa y adecuada en esta etapa.

No es necesario comer en exceso ni seguir una dieta especial, simplemente se deben consumir diariamente alimentos variados, entre ellos:

  • Carnes magras (pollo, pescado, vaca, cerdo) y huevo: porque brindan proteínas de buena calidad.

  • Leche, yogur y queso: además de aportar proteínas de buena calidad son una gran fuente de calcio.

  • Aceites, semillas y frutos secos: ya que los ácidos grasos pasan a la leche y ayudan al desarrollo del sistema nervioso del bebé.

  • Frutas y verduras: por su aporte de vitaminas y minerales.

  • Agua: la leche materna es 90% agua y no beber lo suficiente puede disminuir la producción de leche. Se recomienda el agua como mejor forma de hidratación.

Es importante evitar el alcohol ya que disminuye la producción de leche. Además puede alterar el sueño del bebé y afectar su desarrollo. Se recomienda también moderar el consumote café, té, mate y gaseosas porque contienen cafeína, sustancia que pasa a la leche materna y puede afectar el sueño y el comportamiento del bebé.

Para mayor información sobre cómo alimentar al bebé o cómo debe alimentarse la madre, en las Estaciones Saludables fijas hay un equipo de nutricionistas que te brindará consejería en alimentación. Buscá la más cercana acá.

Sobre medios en la Ciudad

Últimas noticias