Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

La Hora del Planeta

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires se sumó a “La Hora del Planeta", apagando durante una hora la iluminación de los principales monumentos y edificios emblemáticos porteños.

Mauricio Macri encabezó, el sábado 31 de Marzo, en el Planetario Galileo Galilei el acto con que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires se sumó a “La Hora del Planeta", apagando durante una hora la iluminación de los principales monumentos y edificios emblemáticos porteños con el objetivo de realizar un llamado de atención sobre las consecuencias del cambio climático en el Mundo.

A las 20.30, el Planetario, el Obelisco, la Pirámide de Mayo, las fuentes Led de Parque Chacabuco y de Plaza Alemania, el Monumento a los Españoles, el Monumento a San Martín y el Puente de la Mujer quedaron simultáneamente a oscuras durante una hora.

Acompañaron a Macri el ministro de Ambiente y Espacio Público, Diego Santilli; el presidente de la Agencia de Protección Ambiental, Javier Corcuera, el director de la Fundación Vidal Slvestre, Diego Moreno, y el cantante y autor argentino-estadounidense Kevin Johansen, que es un defensor del medioambiente.

Durante el acto, se proyectó un video del alcalde de México DF, Marcelo Ebrard, anfitrión de la reunión ambiental que culminó con la firma del Pacto Climático Global de Ciudades al cual suscribió la Ciudad de Buenos Aires.

Johansen + The Nada animaron luego la velada con un recital en el marco de otras actividades relacionadas con La Hora.

La Hora del Planeta es una iniciativa global de la World Wildlife Foundation (WWF) puesta en marcha en 2007, en Sydney, Australia, que replican millones de personas en metrópolis de los seis continentes y que en nuestro país coordina la Fundación Vida Silvestre Argentina.

El año pasado apagaron sus luces ciudadanos de 135 países y más de 1550 edificios históricos como la Ópera en Sydney, el City Hall en Londres, el Empire State en Nueva York, la Torre Eiffel en París y el Obelisco en Buenos Aires.

Apagar las luminarias es un acto simbólico para ayudar a concienciar a líderes y ciudadanos de las consecuencias del accionar humano y de los peligros para la habitabilidad que podrían acarrearles a futuras generaciones el mal uso de la energía.

Vida Silvestre propuso un ordenamiento ambiental del territorio, que apunta a establecer áreas protegidas, como Parques Nacionales, Reservas provinciales y privadas, destinadas a cuidar y sostener los beneficios que brinda la naturaleza y a identificar las áreas más proclives para desarrollar actividades productivas.

Promueve además una conducta responsable del hombre hacia la naturaleza, usando responsablemente sus recursos (bosques, pesca, energía), tanto a la hora de producir como a la hora de consumir.

Desde 2007 el Gobierno porteño adoptó una serie de medidas tendientes a reducir la emisión de gases de efecto invernadero como la construcción de ciclovías, de carriles exclusivos para el transporte público, la puesta en marcha del Metrobús, entre otras.

Además, Macri presentó ya en la Cumbre de Copenhague el Plan Ambiental Porteño, que propone la reducción de gases de efecto invernadero en un 30 por ciento para el año 2030 para trabajar en una agenda común e intercambiar ideas, proyectos y tecnología.

Sobre medios en la Ciudad