Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

La Ciudad vivió una verdadera fiesta del automovilismo

A pesar de la lluvia, los “200 km de Buenos Aires”, disputados este domingo, convirtieron al autódromo porteño en el escenario de una gran celebración del automovilismo donde el vicejefe de Gobierno presentó un proyecto que permitirá desarrollar este deporte en el distrito.

Lunes 1 de agosto de 2016

Una nueva edición del Super TC2000 “200 km de Buenos Aires” se llevó a cabo en el autódromo Oscar y Juan Gálvez, ubicado en las avenidas Roca y General Paz, en el barrio de Villa Lugano.

La capacidad del lugar fue un marco inmejorable para la gran concurrencia de familias y seguidores, que colmaron las tribunas, disfrutaron en armonía y le dieron un colorido especial a lo que fue una verdadera fiesta del automovilismo.

“Recorríamos el autódromo con mis hijos, que son fanáticos fierreros, y sentir el clima, ver la gente en las tribunas, todas las categorías, fue un espectáculo increíble”, declaró el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli.

Los “200 kilómetros de Buenos Aires” representaron la séptima fecha de la temporada oficial del Super TC2000. Esta carrera duplicó los puntos que se otorgan en una prueba estándar porque la distancia del recorrido también es el doble. Sin embargo, las inclemencias del tiempo obligaron a reducir la cantidad de vueltas. En ese escenario lluvioso, la dupla de Agustín Canapino y Guillermo Ortelli hizo de la adversidad una virtud y triunfó con su Chevrolet Cruze. Le siguieron Matías Rossi y Gabriel Ponce de León, que terminaron segundos con su Toyota Corolla, y el dúo Christian Ledesma-Mauro Giallombardo, que, con un Renault Fluence, completó el tercer puesto. De esta manera, Canapino quedó como líder del campeonato.

Corrieron dos pilotos por auto (uno titular y otro invitado), por lo que participaron más de 50 figuras nacionales e internacionales de experiencia, renombre y talento, dándole un plus de interés a esta categoría. La competencia, además, agregó la exigencia de que los corredores se turnaran en boxes. Por ese motivo, los equipos debieron practicar previamente para hacer el traspaso de la conducción de la manera más rápida posible y definir el mejor momento para llevar a cabo esta parada durante la prueba.

Santilli aprovechó el marco de la carrera para hacer un anuncio: “Tenemos un maravilloso proyecto que se viene trabajando hace más de un año y, si Dios quiere, en un mes y medio lo estaremos presentando en la Legislatura. Implica integrar la zona del autódromo, traer a todas la marcas y concesionarias del país y desarrollar el automovilismo con todas a las inversiones que vamos a hacer como ciudad”, adelantó el vicejefe porteño, quien acompañó a los triunfadores en el podio.

Sobre medios en la Ciudad