Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Historias de vida mascoteras

Por Isabel de Estrada

Viernes 14 de febrero de 2014

Todos los que nos hemos criado, que tuvimos, o tenemos un perro, sabemos de qué se trata. Todos son especiales, porque cada uno de ellos fue “especialmente distinto.” Todos llegaron a un rincón de nuestra alma y nos despertaron una emoción o un sentimiento, de diferentes maneras y por distintas razones. Solito por bueno, Tecita por irreverente, Poeta por tierno, Juncal por leal o Almendra porque llegó a nuestras vidas en un momento difícil y su dulzura nos ayudó a superarlo… y así podríamos continuar. Lo cierto es que cada uno de ellos fue, es y será único e irrepetible y mucho más importante aún, es o fue, el nuestro, el que amamos. Por ellos nos despertamos al alba para pasearlos en pleno invierno, hacemos el esfuerzo de escaparnos en nuestro recreo de trabajo con el solo propósito de darles un poco de esparcimiento, o llegamos a fin de mes comprando el mejor alimento. Si tenemos un patio o un jardín, nos pasamos el día limpiando y muchas veces debemos recurrir a padres, hermanas, vecinos o amigos para que se queden a cargo de nuestro compañero de cuatro patas. ¡Creo que todos estaremos de acuerdo en que hemos maldecido algunos momentos! ¡Y bendecido la mayoría!

A quién no le ha pasado de volver a casa con un perro vagabundo detrás, desesperado por algo de comida y tener que cerrarle la puerta en el hocico, con el corazón partido o de presenciar algún accidente a causa de algún animal suelto, con consecuencias para conductor y animal, o de encontrarse con la sorpresa de un cajón repleto de cachorritos descartados por quien sabe quien… Y ni hablar de la desagradable experiencia de pisar la suciedad de algún “distraído” o poco considerado dueño o paseador, entre tantas desventuras más.

Con ellos, y con sus dueños, compartimos todos los días, veredas, calles y plazas de la Ciudad. En esta columna hablaremos de todos ellos. De las alegrías y de los problemas, de la responsabilidad y del juego, pues todos convivimos y ¡entre todos hacemos nuestra Ciudad!

Y lo que es más importante… entre todos Hacemos.

Sobre medios en la Ciudad