Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Historias de mi Comuna: El Palacio de los Bichos

Esta mansión de estilo ecléctico consta de cinco pisos que terminan en un torreón y una cúpula y está adornado por figuras de animales grotescos que decoran sus paredes, de allí que la gente del barrio la bautizara como El Palacio de los Bichos.

Sábado 6 de septiembre de 2014

Campana 3220, esquina Tinogasta

Este imponente caserón fue construido en 1910 por el arquitecto Muñoz González a pedido del aristócrata italiano Rafael Giordano, proveniente de Salerno, que le quiso regalar la casa a su hija Lucia y a su yerno, el músico Ángel Lemos, como regalo de bodas.

El palacio fue terminado días antes del casamiento, y Don Rafael decidió entonces hacer la fiesta ahí. El 1 de abril de 1911 se celebró finalmente aquel ansiado matrimonio con una gran fiesta con mucho baile y bambalinas de aquella época. Cuando los novios partían para su luna de miel, su padre y los invitados los saludaban desde los balcones de la casa.

En la década de los 90 el edificio fue remodelado y actualmente funciona un spa.

A escasos treinta metros del lugar se encontraban las vías del tren. Los invitados horrorizados observaron como el tren chocaba con el carruaje que transportaba a los novios matándolos en el acto. El tren nunca frenó y el chofer se enteró del accidente en la estación de Retiro cuando las autoridades lo fueron a buscar y lo anoticiaron de lo sucedido. El maquinista alegó que la máquina era tan ruidosa y había tan poca luz en la zona que nunca pudo advertir la presencia de las víctimas y el impacto. El padre nunca pudo superar la pérdida y mandó a cerrar el palacio para siempre.

Un año después del suceso, los vecinos se conmueven al escuchar música y ver siluetas de personas bailando dentro de la casa. El tren del sur al pacífico continuaba con el mismo plan de recorrido que hizo aquel día del fatídico trayecto. Pero en el momento en que pasa el ferrocarril a la misma hora que ocurrió la tragedia años atrás, se deja de oír abruptamente la música y desaparecen en el mismo instante las figuras que se observan en movimiento.

Éste fue el inicio de varios sucesos fantasmagóricos que se producirían en el tiempo. Hubo denuncias de escuchar gritos de espanto de una mujer y ruidos en el palacio, como así también espectros que traspasaban paredes. Otro maleficio se agrega a esta historia, pues el deseo de Rafael Giordano de que no se conocieran los detalles de la muerte de su hija y su yerno era tan fuerte que quienes investigaban y escribían sobre el hecho sufrían extrañas enfermedades o percances que no les permitían continuar con el trabajo.

En la década de los 90 el edificio fue remodelado y actualmente funciona un spa.

Fuente: http://curiosidadesrhmbuenosaires.blogspot.com.ar/2010/04/el-palacio-de-los-bichos.html

Sobre medios en la Ciudad