Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Historias de mi Comuna: Cine Teatro Gran Splendid

Avenida Santa Fe al 1880

A principios del siglo XX, el barrio de la Recoleta era llamado “El Saint Germain porteño” por su glamour y elegancia. No es extraño que el Cine Teatro Gran Splendid haya sido construido ahí.

El edificio actual fue iniciado en 1917 e inaugurado en mayo de 1919 por el empresario de origen austríaco Mordechai David Glücksman (al que todos conocían como "Max"). Él encargó su construcción con el fin de instalar un cine-teatro sobre los cimientos del que fuera el Teatro Nacional del Norte. Al nuevo teatro lo llamó Gran Splendid.

Fue diseñado por los arquitectos Peró y Torres Armengol y construido por los arquitectos Pizoney y Falcope. Contaba con cuatro hileras de palcos y una platea con capacidad para 500 personas.

Su estilo arquitectónico responde al eclecticismo de la época. De cemento armado, a prueba de fuego, con sala de primeros auxilios, confortables camarines, equipos de calefacción y refrigeración en el sótano. Estaba equipado con todos los adelantos de la época ¡Hasta tenía un techo corredizo en la cúpula de la sala para adecuarla a las funciones de verano! La cúpula fue pintada por el artista italiano Nazareno Orlandi, una obra que remite a la paz, hecha en 1919 a modo de festejo por el fin de la Primera Guerra Mundial.

La marquesina es de estilo griego y tiene unas cariátides que sostienen los balcones del frente. Desde la vereda de enfrente vas a poder apreciarla bien. El escultor Troiani fue el autor de estas cariátides y los torsos de mujer situados sobre los ángulos del cielorraso, a los costados del escenario.

La actividad principal del lugar era la teatral. En 1921 se comenzó a usar el último piso como estudio de grabación hasta 1930. Por este desfilaron los grandes músicos de la época ¡Hasta el mismísimo Carlitos Gardel! Hay quienes afirman que en este lugar Glucksmann le enseñó a Gardel como podía hacer para darle más potencia a su voz en las grabaciones: poniéndose detrás de una silla y tomándose con las manos del respaldo, de manera de poder expandir su caja torácica. La habitación donde Gardel grababa aún existe en el edificio, pero no es de acceso público. Fue el primero, además, en proyectar en el país el cine sonoro.

Con el paso del tiempo el Gran Splendid fue perdiendo su esplendor. Raído ¡pero tan bello!, cayó el telón definitivo.

¿Definitivo? Como en un cuento de hadas, lo del Cine Teatro Gran Splendid era apenas un sopor. Un sueño largo de juventud detenida. Apenas había que besarlo para que despertara…

A comienzos del 2000, una empresa privada decidió remodelar el antiguo teatro y le dieron otro fin. En la actualidad, el edificio forma parte de una cadena de librerías. En el año 1995 fue reconocida por el Museo de la Ciudad como "Testimonio vivo de la memoria ciudadana".

Si querés compartir alguna historia de tu Comuna o contarnos qué historia te gustaría saber, escribinos a comunas@buenosaires.gob.ar.

Sobre medios en la Ciudad