Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Se enamoraron bailando tango y emocionaron en los Juegos de las Personas Mayores

Ella tiene 96 y él, 100. Se conocieron hace 9 años en un baile que organiza la Ciudad para promover el envejecimiento activo. Se casaron, fueron ovacionados en un importante certamen de la tercera edad y participan cada semana de las actividades del club donde se vieron por primera vez.

Jueves 27 de febrero de 2020


Elena Vilariño tiene 96. Antonio Migliano, 100. Parece una eternidad pero a ellos no se les nota. No se sabe si es cosa del amor o el hecho de que, a su edad, viven bailando. Lo cierto es que esta pareja de abuelos despierta ternura y admiración.

Se conocieron bailando tango hace nueve años en un club familiar - como le dicen ellos al Centro Cultural y Recreativo para la Tercera Edad ¨Parque Chacabuco¨-. Aquél día Elena compartía mesa con su antigua pareja de baile pero Antonio se acercó, le tendió su mano y la invitó a bailar. “A éste señor, caradura, no le importó que yo estuviera acompañada y me arrancó de la mesa”, recuerda ella, delatándolo, mientras él- sentado a su lado-, lanza un gesto que pone en duda esa versión de los hechos.

El presente confirma - al menos- las viejas intenciones de Antonio y, también, que fueron correspondidas: se casaron al poco tiempo, el 28 de octubre de 2011, en el registro Civil de Sarandí y Cochabamba. Después lo hicieron por iglesia en la Parroquia Guadalupe del barrio de Palermo. "El casamiento fue a todo trapo"- aseguraron ambos- y siguiendo la tradición; ella llegó vestida de blanco y él con un elegante traje. Desde entonces viven en un departamento de la calle San Juan, casi esquina La Rioja, del barrio de San Cristóbal.

Foto de Juan Manuel Laurens-mig/GCBA

Elena y Antonio no sólo participan los martes y sábados de los bailes y milongas que organiza el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en distintos centros de jubilados y espacios públicos sino que fueron por más. Se animaron a competir en la disciplina Tango de Piso de los Juegos de las Personas Mayores 2019, donde llegaron a la gran final y se robaron las miradas y los aplausos de las 500 personas presentes en el Teatro 25 de Mayo, donde transcurrió la final del certamen.

Prensa GCBA.

Los Juegos de las Personas Mayores son una iniciativa de la Secretaría de Integración Social para Personas Mayores, dependiente del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat porteño, que busca generar una competencia deportiva y cultural para promover el envejecimiento activo. Se lanzó en 2018, con más de 30 disciplinas, distribuidas en categorías deportivas, artísticas y juegos de mesa, en más de 20 sedes. En su primera edición, se logró una convocatoria cercana a los 5 mil adultos, que el año pasado se duplicó (12 mil).

Sus vidas antes de conocerse

Él se dedicaba a criar y a adiestrar caballos. Ella se recibió de teóloga pero pensó seriamente en la posibilidad de ser monja. Finalmente se casó a los 17. En apariencia sus historias eran bien distintas pero compartían tres características: ninguno tuvo hijos, enviudaron muy jóvenes y no volvieron a formar pareja.


Elena y Antonio refuerzan la idea repetida por muchos de que la edad está en la cabeza. Para ellos es simplemente un número. “Ni me doy cuenta de que tengo cien años. Nunca me interesó la edad. Voy cumpliendo y cumpliendo y ni me doy cuenta”, expresa Migliano, quien se muestra muy relajado y a gusto con su presente.

Con abrazo firme y pasos cortos pero bien definidos, al perfecto compás del 2x4, uno los ve bailar y realmente no cree que sean centenarios. Y no es sólo por la forma de moverse. Es por el espíritu, por el modo de percibir y de encarar la vida; por la capacidad que tienen para disfrutar de cada cosa que hacen. Viven como si no existiera un mañana y como si ayer hubieran cumplido tan solo 40.

"La edad es un número". (Elena Vilariño)

La clave está - y en esto coinciden los profesionales de la salud- en mantener una vida activa y sociable. Para aquellos que aún no hayan empezado "La Tercera en la Calle de Verano” es una excelente oportunidad. Se trata de otro programa que ofrece controles de salud, charlas de concientización y talleres recreativos, de actividad física y cognitivos, a cientos de personas que se acercan a las plazas de la Ciudad de Buenos Aires. Incluso brinda talleres de estimulación de la memoria, de arte, lectura, narración, canto, ritmos latinos, caminatas, gimnasia, folklore, tango, confección de títeres, pintura y decoración, entre otros.

Foto de Juan Manuel Laurens-mig/GCBA

La Tercera en la calle funciona gratis todos los días el año en 30 parques y plazas.

“Trabajamos para lograr el máximo potencial de los vecinos y vecinas en cada etapa de su vida. A partir de estas actividades, buscamos garantizar el envejecimiento activo de las personas mayores, promoviendo hábitos saludables y fortaleciendo el vínculo comunitario”, afirmó María Migliore, Ministra de Desarrollo Humano y Hábitat del Gobierno porteño.

El programa tiene un cronograma especial para los meses de calor pero funciona gratis todos los días el año en 30 parques y plazas. Cada espacio recibe a diario entre 30 y 40 personas por actividad. Los más concurridos son la Plaza Irlanda, en la Comuna 6; el Ejército de los Andes, en la Comuna 10; Plaza Echeverría, en la 12, y Plaza Redonda, en la Comuna 13.

Y desde febrero, en tanto, se sumaron dos nuevos puntos: Parque Centenario, los miércoles de 12 a 14, y Parque Las Heras, los viernes de 12 a 14. “Durante 2019 participaron más de 30 mil adultos mayores y para el 2020, esperamos ampliar la convocatoria con la incorporación de más espacios verdes, horarios y propuestas”, expresó Sergio Costantino, Secretario de Integración Social para Personas Mayores.

Sobre medios en la Ciudad