Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

El viacrucis se transmitió a 50 países

Duró menos de dos horas y el Papa señaló: “Dios ha puesto en la Cruz de Jesús todo el peso de nuestros pecados, todas las injusticias perpetradas por Caín contra su hermano, toda la amargura de la traición de Judas y de Pedro, toda la vanidad de los prepotentes”.

Sábado 19 de abril de 2014

El Papa Francisco rezó por los explotados y nuevos esclavos del mundo durante el viacrucis del Viernes Santo en Roma alrededor del Coliseo, que duró menos de dos horas y fue transmitido en directo por televisión a unos 50 países.

Recordó que “Dios ha puesto en la Cruz de Jesús todo el peso de nuestros pecados, todas las injusticias perpetradas por Caín contra su hermano, toda la amargura de la traición de Judas y de Pedro, toda la vanidad de los prepotentes, toda la arrogancia de los falsos amigos”.

“Era una cruz pesada, como la noche de las personas abandonadas, pesada como la muerte de las personas queridas, pesada porque resume toda la fealdad del mal”, agregó.

“Y sin embargo (dijo) es con todo una cruz gloriosa, como el alba de una noche larga, porque representa todo el amor de Dios, que es más grande que nuestras iniquidades y nuestras traiciones”.

Francisco sostuvo que “en la cruz vemos la monstruosidad del hombre cuando se deja guiar por el mal, pero vemos también la inmensidad de la misericordia de Dios, que no nos trata según nuestros pecados, sino según su misericordia”.

“Recordemos a los enfermos, recordemos a todas las personas abandonadas bajo el peso de la Cruz, para que encuentren en la prueba de la Cruz la fuerza de la esperanza, de la esperanza de la resurrección y del amor de Dios”, concluyó.

Francisco siguió desde colina del Palatino las meditaciones de las 14 estaciones del viacrucis, que encargó a monseñor Giancarlo Maria Bregantini, obispo de Campobasso, y refirieron a los sufrimientos del mundo moderno: mafias, guerras, droga, trata de personas, hacinamiento en las cárceles.

En cada una de las estaciones la cruz fue cargada por personas representativas de la sociedad como trabajadores, empresarios, inmigrantes, detenidos, huérfanos, enfermos.

Sobre medios en la Ciudad