Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

El laboratorio de APrA realiza 4.500 análisis por mes

Ubicado en el CIFA, su trabajo garantiza la calidad de vida de los vecinos

Lunes 13 de julio de 2015

El laboratorio de la Agencia de Protección Ambiental (APrA) de la Ciudad de Buenos Aires se especializa en medir la calidad del agua y el aire de toda la Capital. Cada mes, se realizan en él más de 4.500 controles que sirven de respaldo para el trabajo cotidiano de la Agencia y para otras áreas de Gobierno. Su labor garantiza que los vecinos vivan en una Ciudad ambientalmente segura.

El laboratorio, además, colabora especialmente, y en conjunto, con la Autoridad de la Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR) en el seguimiento de su calidad de aire y agua e interviene por pedido de Defensa Civil ante emergencias ambientales.

Especializado en la calidad de aire que respiran los porteños, dos tercios de los 4.500 análisis mensuales corresponden a la información que surge de las estaciones fijas de control ubicadas en La Boca, Parque Centenario y en Córdoba y Rodríguez Peña; además del monitoreo de industrias y medios de transporte. Entre los valores relevados se encuentran el monóxido de carbono, los óxidos de nitrógeno y las partículas en suspensión respirables menores a 10 micrones.

En los últimos días, a esta rutina se sumó la medición de benceno originado por la quema de combustible por parte del transporte. Esta decisión se debe a que las nuevas naftas no contienen plomo en su fórmula, pero liberan este otro compuesto que, en altas concentraciones, puede ser nocivo para la salud.


El laboratorio se especializa en análisis de calidad de agua y aire.


Estos controles se realizan en el área de Análisis Instrumental que cuenta con equipamiento de última generación integrado por un cromatógrafo gaseoso que se utiliza para la detección de contaminantes en aire, agua y suelo y permite detectar benceno, tolueno y xileno, entre otros compuestos volátiles. A este dispositivo se le suma un espectrómetro de absorción atómica que busca metales como mercurio, cromo, plomo, cadmio y arsénico.

El tercio restante de las mediciones corresponde al relevamiento del estado del agua. Las tomas se realizan en lagos, lagunas y arroyos; en el Río de la Plata y el Riachuelo. También se controla el agua de natatorios y la de los tanques de escuelas, jardines de infantes, hospitales, centros de salud y hogares. Por otro lado, se toman muestras de los efluentes líquidos provenientes de industrias.

En este caso, a través de un espectrómetro de absorción atómica se puede detectar la presencia de metales pesados (mercurio, cromo, plomo, cadmio y arsénico), detergentes y residuos cloacales. Para analizar hidrocarburos, aceites y grasas tanto en el agua como en el suelo, las instalaciones cuentan con el espectrómetro infrarrojo por transformada de Fourier.


Los profesionales de APrA responden, además, a las necesidades de otras áreas de Gobierno.


En el sector Análisis Biológicos se realizan análisis bacteriológicos sobre muestras de agua, con la detección de Escherichia coli principal parámetro de calidad de agua e indicador de contaminación cloacal. En el sector análisis Físico-Químico, se realizan análisis de agua y aire donde uno de los principales equipos es el espectrofotómetro ultravioleta visible (U-V), con el que se puede medir el nitrógeno amoniacal que es indicador de contaminación industrial y cloacal. Con este mismo dispositivo se puede detectar la presencia de nitratos, fenoles, nitritos, aluminio y detergentes presentes en el agua.

Todos los procesos de trabajo están en línea con la metodología internacional y se controlan y validan de manera permanente, contrastando la metodología aplicada y sus resultados con otros laboratorios de primer nivel.

Carlos Nadra, director del Laboratorio, afirmó: “Contar con este equipamiento es fundamental para la Ciudad. De él surge el dato duro sobre el cual se puede trabajar y desarrollar una proyección, ya que permite identificar cada contaminante y ofrece una pauta de remediación. Es un apoyo fundamental al momento de tomar decisiones relacionadas con el medio ambiente y la salud”.


APrA impulsa la incorporación de tecnología para potenciar la capacidad de sus profesionales.


El equipo de trabajo está integrado por jóvenes profesionales que se capacitan de manera constante y cuenta con acuerdos de pasantías e investigación tanto con otras áreas de Gobierno como con universidades.

El Laboratorio desarrolla sus actividades de manera transversal a todas las áreas de la Agencia, y ofrece el soporte que permite desarrollar las políticas ambientales impulsadas desde el Gobierno de la Ciudad.

Sobre medios en la Ciudad