Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

El humor tiene su espacio en la Ciudad

El Paseo de la Historieta, en San Telmo, brinda homenaje a los grandes personajes de las más célebres historietas argentinas.

Viernes 13 de septiembre de 2013

Hay personajes que fueron parte de nuestra infancia y que todavía siguen sacándonos sonrisas, no sólo a nosotros, sino también a nuestros hijos. Son cultura, historia, y por eso hoy tienen su lugar en el Paseo de la Historieta, en el barrio de San Telmo.

Este espacio comenzó a gestarse en 2009, cuando Mafalda llegó a la esquina de Defensa y Chile, a pocos metros de la casa en donde vivió su creador, Quino. La escultura, del artista Pablo Irrgang, conmemora al célebre personaje de la década del '60 con su típico corte de pelo, moño y vestido.

Unos años después vino Isidoro Cañones, el galán creado por Dante Quirino, que comenzó siendo un personaje de la tira Patoruzú, pero que logró llevarse el cariño de todos hasta tomar una gran popularidad. El personaje está en Balcarce y Chile a unos 100 metros de Mafalda, convirténdose en el segundo punto de este paseo ideal para toda la familia.

El tercero en sumarse fue Larguirucho, de Manuel García Ferré, que llegó a Balcarce y México en septiembre del año pasado. Los otros personajes de "Hijitus" acompañan la escultura desde los edificios cercanos, ya que se encuentran pintados en las paredes de aquellos vecinos que se entusiasmaron con la idea.

Más tarde fue el turno de Matías, de Sendra, que con su clásico skate es uno de los preferidos de los chicos para sacarse fotos. Se encuentra en Balcarce al 500, dándole otro toque de humor al Casco Histórico de la Ciudad.

Hace poco se agregó un nuevo integrante a este circuito que rinde homenaje a la creatividad y el humor: Don Fulgencio. Se instaló en Venezuela y Balcarce con su globos de colores, reviviendo al legendario personaje de Lino Palacio.

Unos pocos metros más adelante se encuentra Clemente, de Caloi. Como siempre, alentando a la Selección. Con su clásica frase "¡Tiren papelitos, muchachos!", nos recuerda las grandes épocas que vivimos cada vez que hay un mundial.

El recorrido termina con la estatua de Gaturro, de Nik. Los más chiquitos no dudan a la hora de acercarse al gato amarillo que desde años los acompaña con sus libros de historietas, ubicado en la Plaza Agustín Justo, muy cerca de Av. Belgrano y Paseo Colón.

El paseo también cuenta con una serie de murales de diferentes artistas como Liniers, Fontanarrosa y Landrú. Además, para los que quieran seguir con el tour de tiras cómicas argentinas por nuestra Ciudad, en Av. De los Italianos 851 funciona el Museo de la Historieta, que presenta obras de referentes del género como Mordillo, Sábat y Garaycochea.

Esta es una gran oportunidad para pasar un buen rato en familia mientras disfrutamos de las tradicionales calles de la Ciudad, que cada vez nos acercan más a nuestra Cultura.

Sobre medios en la Ciudad