Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

"El cristiano tiene que ser una persona luminosa"

Fue el mensaje que dio el Papa en el rezo del Angelus dominical ante miles de peregrinos reunidos en la plaza de San Pedro. "¿Cómo quieren vivir como una lámpara encendida o apagada? ¿Apagada o encendida?", preguntó.

Lunes 10 de febrero de 2014

El Papa exhortó este domingo a los cristianos a ser “sal de la tierra y luz del mundo” y aseguró que "con la fe y con la caridad pueden orientar y consagrar a la humanidad".

"Si los cristianos perdemos sabor y apagamos la luz, perdemos la eficacia”, advirtió durante el rezo del Angelus dominical ante miles de peregrinos reunidos en la plaza de San Pedro.

Tras sostener que "el cristiano tiene que ser una persona luminosa, que lleva y da luz", precisó que esa “ luz no es suya, pero es regalo de Jesús".

"¿Cómo quieren vivir como una lámpara encendida o apagada? ¿Apagada o encendida?", interpeló.

Tras la oración mariana, Francisco recordó que el 11 de febrero, Jornada Mundial del Enfermo, por lo que pidió rezar “por ellos y con ellos. Estén cercanos". "Imitar la actitud de Jesús hacia los enfermos. Pienso en todos los agentes sanitarios: ¡qué trabajo tan bello hacen!", exclamó.

Asimismo, saludó a los atletas que participan de los Juegos Olímpicos de Invierno, en Sochi, para que esa instancia "sea una verdadera fiesta del deporte y de la amistad".

Por último, Francisco rezó por “los que sufren a causa de las calamidades naturales en diversos países, incluso en Roma. La naturaleza nos invita a ser solidarios y prevenir las consecuencias más graves" y se despidió de los peregrinos, diciendo: “Buen domingo, buen apetito, arrivederci".

Video

“El cristiano tiene que ser una persona luminosa

Sobre medios en la Ciudad