Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Fluidez y Comprensión Lectora: cómo es el programa para fortalecer el aprendizaje

El Ministerio de Educación porteño lo implementa en chicos y chicas de 4° grado. Se realizan evaluaciones y actividades para quienes tengan dificultades.

Viernes 30 de septiembre de 2022

En agosto comenzó a implementarse el Programa de Fluidez y Comprensión Lectora, diseñado específicamente para estudiantes de 4° grado de escuelas de gestión estatal y gestión privada de la Ciudad de Buenos Aires.

El programa busca fortalecer la fluidez y la comprensión lectora de acuerdo a la etapa escolar de cada chico o chica.

En una primera instancia, el dispositivo se aplica con más de 10.000 estudiantes de 250 escuelas de gestión estatal y privada que representan una muestra significativa de la Ciudad.

FOTO PRENSA GCBA

El programa cuenta con dos etapas. En primer lugar, una evaluación de la fluidez y comprensión lectora y, en segundo lugar, el trabajo sobre los resultados. A su vez, la evaluación también consta de dos instancias: un test de comprensión escrita estandarizado para todos los estudiantes y, en un segundo momento, la toma de lectura a aquellos chicos y chicas que deban reforzar la comprensión de textos.

La evaluación se toma a lo largo de agosto y septiembre, y cada escuela define la fecha y la hora.

Los resultados se clasificarán en tres niveles de fluidez:

Estudiantes que leen y comprenden textos

Estudiantes que tienen dificultades para leer

Estudiantes que aún no alcanzan el nivel básico de lectura

Los estudiantes que tengan dificultades tendrán 20 horas de formación con actividades típicas de lectura, mientras que quienes no sepan leer tendrán otras 20 horas extra con maestros especializados.

El programa se implementa en alumnos y alumnas de 4° grado

La ministra de Educación, Soledad Acuña, destacó la importancia de esta evaluación: “Para diseñar las mejores medidas educativas, primero hay que saber desde dónde partimos. En la Ciudad nunca dejamos de evaluar y, gracias a esto, fuimos la primera jurisdicción en poner en marcha un plan de recuperación de los aprendizajes para recuperar lo perdido como consecuencia de la pandemia. Con este programa vamos a permitir a los estudiantes practicar, entrenar y fortalecer las habilidades necesarias para poder leer y entender lo que leen”.

“Este aprendizaje es fundacional. Todo lo que los chicos y chicas aprendan después va a estar condicionado por su capacidad de lectoescritura. Por eso, es urgente fortalecer estas capacidades y seguir garantizando una educación integral y de calidad”, agregó.

Capacitación Docente

Más de 250 docentes participaron de 8 encuentros donde se abordaron diversas temáticas como el proceso de lectura, la comprensión y la fluidez lectora, la metodología de trabajo de los encuentros con los estudiantes y la evaluación del proceso. Además, se realizarán reuniones de acompañamiento y retroalimentación para hacer un seguimiento del progreso del programa.

El Programa de Fluidez y Comprensión Lectora está basado en el censo de fluidez lectora que implementa desde hace cinco años la provincia de Mendoza. En el ciclo lectivo 2021 al 2022, los estudiantes mendocinos de 7º grado mejoraron un 6% en la cantidad de palabras leídas y los chicos y chicas de primer año, 12%.

Qué es la fluidez lectora

La fluidez lectora es la habilidad de leer con rapidez, precisión y con la expresión apropiada. Los lectores fluidos comprenden lo que están leyendo. Se desarrolla, por un lado, a través de la lectura repetida y sostenida de textos, lo que permite decodificar palabras no conocidas, como también la expresión y la segmentación en frases adecuadas y, por el otro, mediante la lectura en voz alta, lo que promueve la lectura independiente y el desarrollo de la entonación.

La fluidez y comprensión lectora son aprendizajes que requieren práctica y sistematicidad. En este sentido, la escuela es el lugar privilegiado para que el acto de leer se convierta en una gran ocasión para garantizar un espacio, un tiempo, textos, mediaciones, condiciones, desafíos y compañía que resultan necesarios para que cada niño se instale en su posición de lector.


Plan de Recuperación de Aprendizajes:

El Plan de Recuperación de Aprendizajes incluye una serie de medidas que fueron especialmente diseñadas para mejorar el nivel de los alumnos y acompañarlos en el trayecto educativo.

Más días de clases: en 2020 la Ciudad fue la primera jurisdicción del país en abrir las escuelas en octubre y la primera en volver a clases presenciales en febrero de 2021. Esto permitió tener un ciclo lectivo con 191 días.

Este año se volvió a adelantar el inicio del ciclo al 21 de febrero y los estudiantes tendrán 192 días de clase, 12 más que los que indica el calendario obligatorio de 180 días.

Plan de Alfabetización para Nivel Primario: se profundizará el plan que busca lograr los niveles correctos de alfabetización de los alumnos de primer y segundo ciclo de primaria de las escuelas estatales y privadas de la Ciudad, de acuerdo a su etapa de desarrollo escolar.

Primer Ciclo (1° a 3° grado): los alumnos reciben materiales didácticos y los docentes tienen la posibilidad de acceder a una plataforma digital de Prácticas del Lenguaje para mejorar la enseñanza de esos contenidos.

Segundo ciclo (4° a 7° grado): se implementará un nuevo programa de “Fluidez y comprensión lectora en 4° grado”. Es un modelo ya implementado por el Gobierno de Mendoza. Consiste en escuchar a los chicos leer en voz alta durante un minuto, prestando atención a la fluidez y la entonación, para detectar situaciones críticas que requieran una intervención específica por parte de la escuela. El objetivo es que los estudiantes adquieran fluidez lectora.

Se confeccionan cuadernillos para los estudiantes con demora en la alfabetización y se realizan pausas evaluativas en Prácticas del Lenguaje, Matemática e Idiomas en 6° grado.

Se llevan adelante mesas de trabajo con el personal docente y no docente.

Sobre medios en la Ciudad