Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Clementina, la primera computadora en Argentina.

No siempre las computadoras fueron igual de tamaño o de rápidas, conoce la primer computadora que llegó a nuestro país.

Jueves 3 de septiembre de 2015

Clementina llegó al país en noviembre de 1960, y funcionó desde del año siguiente, hasta su desmantelamiento en 1971 en el Pabellón I de la Ciudad Universitaria de la Universidad de Buenos Aires.

Esta computadora no era como las actuales, no tenía monitor ni teclado, y estaba compuesta por 18 gabinetes lo cual hacía que midiera 18 metros de largo, ocupando toda una habitación. Tardaba 2 horas en encenderse y era 3.400.000.000.000 veces más lenta que una computadora de hoy en día.

Por el gran tamaño de la computadora y el sistema de refrigeración que necesitaba, se tuvo que modificar el edificio de la Ciudad Universitaria en el cual se instaló.

Clementina fue intensamente utilizada para aplicaciones de economía matemática, investigación operativa, estadística, análisis numérico y además facilitó la enseñanza de programación en la primera carrera universitaria de computación de toda América del Sur.

La computadora tenía una memoria operativa de 5 KB, y ciclos de 1 MHz que le permitían hacer unos 30.000 cálculos cada segundo. En esta innovadora tecnología se programaba en un lenguaje propio llamado, Mercury Autocode.

El nombre de la sorprendente máquina surgió de una canción popular inglesa ya que esta producía modulando el pitido un sonido muy parecido. A pesar que su sonido fue modificado y adaptado al tango argentino conservó su nombre originario.

Clementina siguió en funcionamiento hasta mediados del año 1971, cuando su mantenimiento se hizo imposible por falta de piezas.

Luego de su desmantelamiento, los restos se deshicieron como simples residuos. Tan sólo unas pocas partes de la computadora fueron rescatados por personal técnico de la facultad y aún los conservan como piezas de colección.

Sobre medios en la Ciudad