Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Blepharocalyx salicifolius

La planta del mes...

Sábado 18 de noviembre de 2017

Antes denominada Blepharocalyx tweediei, se distribuye en Argentina, Uruguay, Brasil, Paraguay, especialmente en ambientes fluviales. Es un componente típico del estrato arbóreo superior de la selva montana del noroeste de nuestro país, donde es común y alcanza grandes dimensiones. También habita en la selva misionera (donde es más rara), espinal mesopotámico (Selva de Montiel, por ejemplo), Delta del Paraná y ribera platense.

Pertenece a la familia de las Myrtaceae, y toma distintos nombres vulgares según la región: arrayán de las islas, anacahuita, palo barroso, horco molle en el área de las yungas. El nombre del género proviene del griego: Blepharo (pestañas) y calyx (cáliz), debido a que sus especies presentan un cáliz particularmente piloso; el epíteto salicifolius quiere decir “hojas similares a las del sauce” (Salix).

Es un árbol que puede alcanzar en ambiente selvático más de 20 m de altura, de tronco oscuro; cuando crece aislado o en sitios luminosos, suele desarrollar varios troncos principales; corteza finamente agrietada. De follaje persistente, muy aromático al estrujar, con hojas opuestas, lanceoladas, brillantes en el haz, con abundante punteado translúcido y borde íntegro. Flores en cimas axilares agrupadas de a dos o tres, blancas, pequeñas, con cuatro pétalos y cuatro sépalos y numerosos estambres; de agradable perfume. El fruto es una baya globosa, pequeña, con maduración gradual, que permite observar frutos que van del amarillo al rojo-púrpura al mismo tiempo; contiene una a cuatro semillas en su interior.

Visitada por numerosas aves que se alimentan de sus frutos (zorzales, fruteros, fiofíos, benteveo, paloma picazuró, entre otros), también es planta hospedera de varias mariposas.

Fácil de cultivar a partir de semilla, crece a pleno sol o media sombra, en suelos profundos y con buen contenido de humedad.

Con aplicaciones en la medicina tradicional, el cocimiento de sus hojas y corteza es antitusivo, expectorante, astringente y antidiarreico. Aunque se han realizado estudios fitoquímicos previos con el aceite esencial extraído de sus hojas, aún faltan pruebas farmacológicas que respalden su uso terapeutico.

Sobre medios en la Ciudad