Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Tango y Clásica en Puente Alsina

El domingo 25 de agosto a las 11.30h el maestro Zubin Mehta al frente de la Filarmónica de Israel dará un concierto gratuito en Pompeya, uno de los barrios más recordados de la música de Buenos Aires. Broche de oro del Festival de Tango.

Miércoles 21 de agosto de 2013

El 25 de agosto el maestro Zubin Mehta se presentará junto a la Filarmónica de Israel en un concierto gratuito en el Puente Alsina, Pompeya, en la [Comuna 4] con un espectáculo organizado para el Tango BA Festival y Mundial. La cita es a las 11:30 en Amancio Alcorta y avenida Sáenz con entrada gratuita. Interpretará a Verdi, Mozart, Strauss, Ravel e incluirá dos tangos sorpresa. Habrá 8 mil sillas y pantallas gigantes.

El 2012 Mehta se presentó en el Teatro Colón y en 2010 en el Obelisco ante 30 mil personas. Dirigió entonces a la Orquesta Filarmónica de Munich. En 2009 fue distinguido como huésped de honor de la Ciudad de Buenos Aires.

//www.facebook.com/datacultura

Barrio de tango

Así lo bautizó el poeta Homero Manzi y el nombre se ajusta perfectamente al perfil del barrio. El tango, nacido en el suburbio orillero, tiene en Pompeya uno de los primeros lugares de crecimiento y expansión. En sus boliches, bares, lugares de entretenimiento, comienzan a sonar los primeros compases de la música que con el tiempo se transformaría en el símbolo por excelencia de la Ciudad de Buenos Aires.

 Archivo Web – GCBA

Sur - Tango del año 1948 con música de Aníbal Troilo y letra de Homero Manzi (1° estrofa)

“San Juan y Boedo antigua, y todo el cielo, Pompeya y más allá la inundación. Tu melena de novia en el recuerdo y tu nombre florando en el adiós. La esquina del herrero, barro y pampa, tu casa, tu vereda y el zanjón, y un perfume de yuyos y de alfalfa que me llena de nuevo el corazón.”

Parte del tango Manoblanca del año 1941 con música de Antonio De Bassi y letra del Homero Manzi, en donde se nombra una tradicional esquina del barrio, Centenera y Tabaré.

¡Bueno! ¡bueno!... ¡Ya salimos!... Ahora sigan parejo otra vez, que esta noche me esperan sus ojos en la Avenida Centenera y Tabaré.

Un poco de historia

Como es sabido, no existe consenso entre los historiadores sobre cual habría sido el sitio de la fundación de Buenos Aires, es así como algunos, basados en las notas del padre Guillermo Furlong, la ubicarían en la zona de los Hospitales Penna y Churruca, y el desembarco se habría realizado en las cercanías del actual Puente Alsina. Destruido ese primer asentamiento, y producida la segunda fundación de Buenos Aires por don Juan de Garay, las tierras de este barrio, bajas y anegadizas, no fueron adjudicadas y quedaron en manos de la corona. Es así como estas tierras fueron pasando de mano en mano hasta que llegaron a Bartolomé Burgos, quien diera el nombre al vado que pasó a llamarse, Paso de Burgos.

Era una zona poco poblada y de quintas, sin embargo, fue adquiriendo importancia por ser uno de los pocos lugares en que era posible atravesar el Riachuelo, era una zona estratégica y una puerta de entrada para los que venían desde el sur. Por otra parte, hasta esa altura del Riachuelo era posible navegar, razón por la cual se facilitaba el contrabando, una de las formas de comercio más activas en la época del Virreynato. A fines del siglo XIX, la zona comienza a crecer. Favorecida por la instalación de los mataderos, se desarrollaron a su alrededor saladeros, curtiembres e industrias relacionadas derivadas de la actividad de los mataderos. Más adelante, ya a finales del siglo, con la llegada de la inmigración y el crecimiento de los medios de comunicación, el barrio tomó un gran impulso y crecimiento convirtiéndose en una de las zonas más industriales y pobladas de nuestra Ciudad.

 Archivo Web – GCBA

Puente Alsina

Este puente es uno de los principales símbolos del barrio y su primera construcción data del año 1855. Enrique Ochoa, un comerciante español, firma un convenio con el entonces gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Valentín Alsina, para la construcción de un puente, cercano al Paso de Burgos. Este pasaje estaba destinado al uso público bajo el pago de un peaje. Los primeros dos puentes, construidos en 1855 y 1856, fueron destruidos por las crecientes del Riachuelo. El tercer intento estuvo a cargo del arquitecto alemán Otto von Lobbe, realizado en madera de lapacho, quebracho y urunday. Se inauguró en 1859 bajo el nombre de Valentín Alsina, en homenaje al gobernador. Este puente subsiste hasta el año 1910, luego fue reemplazado por uno de hierro. Finalmente, el 26 de noviembre de 1938 se inaugura el actual puente bajo el nombre de Puente José Félix Uriburu. Este nombre siempre fue resistido por el pueblo que lo seguía llamando Puente Alsina hasta que en el año 2002 la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires restituye su original nombre.

Fuente: JOULIE, P. Nueva Pompeya. Apuntes sobre su historia. Buenos Aires, 2008. Foro de la Memoria de Pompeya.

Sobre medios en la Ciudad