Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Avanzamos con las obras del Paseo del Bajo: más agilidad y seguridad

Nos comprometimos a conectar las autopistas Illia y Buenos Aires - La Plata hacia 2019 y, para eso, ya desmontamos la rampa abandonada de la Autopista 25 de Mayo y Avenida Huergo.

Jueves 10 de agosto de 2017

Una mole de 600 toneladas y 60 metros. Así era la estructura abandonada que terminamos de desmontar a inicios de agosto. Se trataba de una rampa en desuso que se había construido en 1980 para enlazar las autopistas 25 de Mayo y Ribereña, y su demolición constituyó un paso más en nuestro compromiso de conectar las autopistas Illia y Buenos Aires - La Plata hacia 2019 con un proyecto conocido como Paseo del Bajo.

Una grúa gigante realizó todo el trabajo con el fin de adaptar la zona para recibir el Paseo del Bajo, porque la rampa en desuso había sido diseñada para conectar una autopista elevada, pero el nuevo corredor estará a nivel del piso y semi-soterrado.

Cómo será el Paseo del Bajo

El Paseo del Bajo tendrá 6,7 kilómetros de extensión y contará con 60.000 m² de nuevos espacios públicos. Por el corredor circularán el tránsito pesado y los micros de larga distancia, que podrán bajar desde la autopista Buenos Aires - La Plata, cruzar la zona del centro sin semáforos e ingresar de forma directa al Puerto de Buenos Aires y la Terminal de Ómnibus de Retiro.

De ese modo, se descongestionarán las avenidas Alicia Moreau de Justo, Madero y Huergo para el tránsito liviano y los colectivos urbanos.

Además, se crearán 60.000 m² de nuevos espacios verdes, plazas y parques donde los vecinos tendrán más lugar para sus actividades recreativas y deportiva. El Paseo de Bajo también incluirá una nueva red de ciclovías integrada a la actual. De ese modo, contribuiremos en paralelo a nuestro compromiso de llegar a 250 km de ciclovías y a 400 estaciones de Ecobici hacia 2019.

Una vez terminado, el Paseo del Bajo mejorará la conexión entre el sur y el norte de la Ciudad y agilizará la circulación de más de 25.000 vehículos por día. Así, se reordenará el tránsito para mejorar la seguridad vial en la zona.

La obra se financiará con fondos propios de la Ciudad y de la Nación y, en un porcentaje mayor, por un préstamo internacional del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF). Se desarrollará en forma progresiva hasta 2019 y está a cargo del Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte y ejecutada por la empresa estatal AUSA y la Corporación Puerto Madero.

Sobre medios en la Ciudad