Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Mónica Escayola. Tierra críptica. Fotografías de la tierra profunda

Fotomicrografías. Ciencia y arte conjugados en una serie de imágenes que registran y narran una historia de miles de millones de años.
Del 3 de septiembre al 13 de noviembre de 2016
Espacio Confitería

En las fotomicrografías que conforman esta muestra se aprecian ejemplares de rocas que a ojo desnudo se verían completamente negras. “Sin embargo cuando las vemos en el microscopio nos relatan una historia tan antigua que llega a mas de 2.000 millones de años. Provienen de profundidades superiores a 100 km, ubicadas en el manto terrestre, algo que los humanos nunca podríamos observar”, aclara Mónica Escayola.

“La fotomicrografía es la técnica fotográfica que se vale de un microscopio y una cámara, generalmente adosada al mismo por medio de un adaptador. Gracias a este instrumento que magnífica las imágenes, podemos observar objetos muy pequeños que a simple vista serían imposibles de percibir. En estas fotografías se combinan de manera sorprendente el arte y la ciencia”, explica Leticia Orieta, integrante del equipo de Museografía del Museo Sívori.

“El motor principal de esta muestra fue posibilitar el acceso a un público más amplio (ajeno al del campo científico), a este conjunto de imágenes que son un registro de la historia de la tierra."

"Rocas expuestas después de los grandes movimientos tectónicos, que narran una historia de millones de años. Extraídas de lugares inhóspitos (Yucón, Cánada), donde se accede únicamente en helicóptero. En el marco de un trabajo de investigación científica, se retiran estas muestras que son llevadas al laboratorio, donde se les realiza un trabajo específico de corte y desgaste resultando en láminas que se observan en microscopio.”

“Más allá de la labor científica y la dificultad del acceso a esta experiencia, lo que motivó a Mónica Escayola a exhibir estas fotografías, fue el deseo de compartir su gran belleza estética. Es interesante pensar el proceso que conllevan las mismas, entendiendo que no es cualquier técnica que las genera. Ya que desde el inicio hay una intencionalidad de componer obras plásticas, considerando las texturas, los colores, el equilibrio y fundamentalmente la belleza que proviene del misterio de la naturaleza.”

“Son imágenes intrigantes que disparan nuestra imaginación. Como observadores es casi inevitable en una primera aproximación, asociar estas obras con otras creaciones del hombre. La fantasía que contienen nos lleva a percibir pinceladas sueltas que buscan retratar un estanque de Giverny, composiciones abstractas y rosetones de catedrales góticas, que dejan pasar la luz coloreándola como gigantes caleidoscopios místicos. Pero cuando miramos otra vez podemos pensar que la grandiosidad de esas imágenes radica principalmente, en que nos hablan del origen del mundo”, finaliza Orieta.

Sobre la artista

Mónica Escayola es investigadora independiente del CONICET y referente reconocida internacionalmente por sus aportes a la Petrología y Geoquímica de las rocas máficas y ultramáficas. Es doctora en Ciencias Geológicas de la Universidad Nacional de Córdoba, su tierra natal, donde cursó estudios de grado y postgrado. Además, ha investigado y dictado cursos y seminarios en Petrología y Geoquímica en la Technistaet University de Berlín, Alemania; la Australian National University, Canberra, Australia; el Laboratorio de Geocronología de la Universidade de Brasilia, Brasil; el Departamento de Mineralogía de la Universidad de Barcelona, España; Montanuniversität Leoben en Viena, Austria; Geochronological Laboratoriesdel Geological Survey of Canada, Ottawa; la University of Victoria en British Columbia, Canadá, y el Geochemical Evolution and Metallogeny of Continents Key Center de la Macquarie University en Sidney, Australia, entre otros.

Realizó numerosos estudios sobre geoquímica, geocronología y petrología, en especial de rocas máficas y ultramáficas, ofiolitas, sus mineralizaciones asociadas, xenolitosmantélicos, kimberlitas y rocas ultramáficascarbonatizadas. Ha liderado y participado en diversos proyectos sobre estos temas en Canadá, Australia, Europa, Angola, Turquía y varios países de América del Sur.

Se destacan sus aportes a la comprensión de diferentes procesos tectónicos y petrológicos de la Cordillera de Los Andes y en particular de Tierra del Fuego. Sus estudios han permitido datar y caracterizar la evolución temprana de las Sierras Pampeanas y el basamento de las cadenas montañosas del noroeste Argentino, integrándolos a la evolución del margen continental sudamericano. Especial mención merecen sus estudios volcánicos y petrológicos en Tierra del Fuego. Desde hace varios años viene realizando una destacada labor de investigación en el Instituto de Estudios Andinos de la Universidad de Buenos Aires-CONICET.

Su dedicación a la investigación científica y a la formación de recursos humanos no ha dejado de lado una profunda sensibilidad para la apreciación estética de las maravillas de la naturaleza, como las extraordinarias visiones del interior de la Tierra que nos presenta en esta muestra, basada en sus trabajos en zonas remotas de Newfoundland y Yukón a través de la cooperación científica entre el Servicio Geológico de Canadá y el CONICET. No ha sido casualidad que el Ministerio de Educación del Gobierno de Australia le haya otorgado el Endeavour Award por sus aportes, reconocimiento entregado por primera vez a un científico latinoamericano.

Víctor A. Ramos