Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas

Compartimos un documento de nuestra colección que describe una expedición a las Islas Malvinas en el siglo XIX

Jueves 1 de abril de 2021

El día 2 de abril conmemoramos el Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas. En el archivo del Museo se encuentra este documento donado por Roberto Biedma y en el que su autor describió el paisaje, la flora, la fauna y el estado de las islas Malvinas en 1826.

Noticia de mi viage á las Islas Malvinas

Este informe fue firmado en Buenos Aires en 1830 por Loreto Sáez, hermano de María Sáez de Vernet, unos meses después de haber sido creada por decreto del gobernador Martín Rodríguez la Comandancia Política y Militar de las islas Malvinas, con sede en la isla Soledad, jurisdicción sobre las islas adyacentes al cabo de Hornos en el océano Atlántico y a cargo de la misma, su cuñado Luis Vernet.

Desde 1823 el empresario francés Luis Vernet y su socio Jorge Pacheco aceptaron las propuestas del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Martin Rodríguez para cobrar las deudas que el Estado había contraído con el último, a través del usufructo del ganado alzado y de los lobos marinos de las Malvinas. El compromiso asumido por ambos comerciantes era reparar las antiguas instalaciones españolas. Tras una expedición fallida a las islas, la sociedad se disolvió y Vernet suscribió en 1825 un contrato en Buenos Aires con varios gauchos quienes habrían de permanecer cerca de un año en las islas.

En el documento Loreto Sáez relata la jornada del 9 de junio de 1826 con interesantes apreciaciones sobre el paisaje, la fauna y la flora malvinense. Ese fue el día que Vernet llegó con sus gauchos a las islas por primera vez. La mayoría de los caballos que traía perecieron en la travesía. En cambio hallaron en buen estado los que habían sido abandonados en las anteriores expediciones. Los gauchos no ocultaron su decepción. El paisaje estaba nevado y el frío era intenso. Sin ropas adecuadas, se hizo grande el malestar. Mejoraron los ánimos al llegar el buen tiempo pero Vernet hubo de sofocar un par de rebeliones. Un año después se cancelaron las cuentas entre Luis Vernet y los gauchos, que regresaron al continente.

Transcribimos el documento:

El dia 9 de junio de 1826 arribamos á la Isla de la Soledad que es la que ha sido habitada y se halla en 51° 30´ latitud. Su puerto en que había dos buques ingleses pescadores se llama puerto de Sn. Luis: tiene su boca qe. mira al Este como dos millas de ancho, y de largo como 25 su fondo variado y algunas piedras. Fuimos á la población que dista del muelle 5 cuadras: la hallamos sola, todos sus edificios destruidos, y solo habían en pie, las paredes de la Iglesia y hospital pero sin techos. Un horno grande para cocer pan al raso. Los primeros 15 días, que fueron serenos empleados en acomodar la gente, y 37 cavallos de los 50 que llevamos. Con el Director Dn. Luis Vernet salimos su hermano Dn. Emilio y yo acompañado de un Baqueano y un peon á reconocer la isla. Lo primero que hallamos fueron dos cerdos que se mataron para comer dejando las crías. Vimos á los tres días algún ganado vacuno. Las repetidas nevadas, fríos y mal piso fangoso y movediso en campos muy quebrados atrasaron los cavallos, y tuvimos que quedarnos solos por que los dos peones fueron de vuelta á la población. Seguimos nuestro reconocimiento por 25 días en que andaríamos 40 ó 45 leguas. Como dos mil cabezas de ganado dividido en tropillas veriamos. Al Sur el terreno es mas firme con buenos pastos, y el ganado mayor y gordo. Al norte es todo lo contrario mal piso, pasto duro de puna, ganado chico y flaco. Ningun arbol: tierra…en la que se quema. Arbustos como de 3 pies en á bundancia y llaman Fachinales. Caballadas de baguales al norte, de poco cuerpo. Zorros, conejos y ratas, en abundancia. Muchas aves aquaticas, y de bañado, cuyos huevos contribuyen al alimento. Una sola especie de pescado se conoce pero mucho marisco. Las costas con muchos Lobos. No hai reptiles, ni insectos, sin duda por el mucho frio: en todo el año se bañan. Temperamento sano. Las verduras, y las legumbres que nacen, no llegan á madurar. El dia mayor del año 21 de Dic.e tiene 17 horas, y el menor 21 de junio 7. Esto es lo hé visto. La relación oficial que traje al Gob no. de la Prov.a para V.S. de el Com te. político y militar de aquel Destino, seria sin duda mas extensa, cuyo tenor no he leído, ella daría a S.E. mejor y mas exacta idea. Buenos Aires, 10 de febrero de 1830. Loreto Saez (firma).

Seguinos en Instagram y conocé datos importantes de las efemérides históricas argentinas

Sobre medios en la Ciudad